Discotecas, Restaurantes, Club Social y Pubs

jueves, 8 de diciembre de 2016

Emprendedores Repostería alemana en Moni´s Baker

Se viene la Navidad y con ella la época más importante del año para compartir en familia, entre amigos, con los compañeros de oficina o en diversos eventos, donde la mesa se colma de colores, sabores y aromas.

Para la experta en repostería Mónica Quevedo, propietaria de Moni´s Backery, es la ocasión ideal para sorprender con sus exquisitas recetas que, primero, embelesan la vista, y luego, deleitan el paladar.

Mónica Quevedo elabora fina repostería alemana, con toques bolivianos. “En la repostería hay que ser exacto y comprar ingredientes de primer nivel, cuido todos los detalles. La decoración está basada en el estilo alemán”, dice mientras se dispone a entregar los primeros pedidos navideños.

Este año, la empresa Moni´s Backery ofrece los tradicionales el Weihnachtstorte (torta de Navidad), muy requerida por sus clientes, no menos sabrosas son la corona de plátano, el famoso Stolle, la torta de nueces y la philadelphiatorte.

Reservas a los teléfonos 2718103 domicilio y 77797150.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

La campana: Para mimar los sentidos

UN ESPACIO ÚNICO EN COCHABAMBA | PARA DEGUSTAR UN DELICIOSO MENÚ. LA DECORACIÓN, LOS DETALLES Y LA CALIDAD DE ATENCIÓN, SON CARACTERÍSTICOS DE ESTA NUEVA PROPUESTA.

Este acogedor espacio, delicadamente decorado en cada rincón, abrió sus puertas hace unas semanas en la ciudad, para ofrecer algo novedoso tanto en menú como en atención, y espacios impecablemente construidos para este fin.

Pamela Céspedes, Sergio Céspedes, Daniel Fernández y Pablo Hinojosa son los emprendedores de este bar restaurante, ideal para pasar buenos momentos entre amigos o en familia.

“Inicialmente, Daniel Fernández y Pamela Céspedes tenían la idea de hacer un bar de cervezas, se unieron con Sergio Céspedes que tenía la idea de hacer un restaurante y con Pablo Hinojosa, el más joven de los socios, que le dio la vitalidad y el aire fresco a esta empresa. Todos fusionaron sus ideas y el resultado fue este bar restaurante, La Campana”, cuentan.


EL MENÚ

“En cuanto al bar nos diferenciamos porque ofrecemos variedad de cervezas en chop o en barril, por eso el nombre de “tap house”, en grifo, algo novedoso en Cochabamba. Tenemos nueve tipos de cerveza; la cervecería que nos provee es Corsa de Santa Cruz, una empresa de cerveza artesanal y tenemos la exclusividad para Cochabamba”, indican.

El chef de La Campana es Sergio Céspedes que, con varios años de experiencia de trabajo en el rubro en Estados Unidos, creó un menú con variedad de sabores novedosos y exquisitas fusiones para deleitar el paladar de los comensales.

“Tenemos alitas picantes pero con un toque coreano, sabores asiáticos, europeos, entre otros. Variedad de piqueos como Thai Chilli Nachos, piqueo La Campana, que es un delicioso bife chorizo a la parrilla marinado en una salsa especial de la casa, acompañado de un dip de crema de ají amarillo, entre otras delicias. Además de variedad de sándwiches como el de pejerrey borracho, surubí negro, entre otros y las exquisitas hamburguesas como la Bacon Cheddar Cheese o la Wild Salmon, que es de salmón crocante servido con crema de queso, lechuga, cebolla y alcaparras, entre otras.

El menú es totalmente diferente al que ofrecen otros restaurantes. Queremos caracterizarnos por la calidad en el servicio, buscando que el comensal se sienta como en casa porque siempre está bienvenido”, aseguran los socios. La juventud de los meseros y meseras, muy bien entrenados para brindar atención de primera, es otra de las características de La Campana.

“Tenemos deliciosas fusiones de azúcar con ajíes, que son sabores asiáticos, una explosión deliciosa para el paladar de nuestros clientes. Por ejemplo en las hamburguesas, tenemos mantequilla de maní, carne a la plancha, tocino, que hacen la combinación perfecta. En sabores hemos elegido toques y fusiones de otros países, por ejemplo la chuleta de cerdo sureña de Estados Unidos, ideales para acompañar con nuestras deliciosas cervezas”, dicen.

Los cócteles fueron desarrollados por JP Cáceres, conocido mixólogo boliviano; entre sus creaciones están “el Bryan” y “el Kevin”.




AMBIENTACIÓN

El diseño de La Campana ha sido creado por la arquitecta y también socia Pamela Céspedes que, junto a la diseñadora de interiores Noelia Jordán, logró un acabado exquisito. Además se tuvo aportes de Sergio y Pablo en la decoración y hermosos cuadros de Fernando Rojas.

“Tenemos la barra principal que está en la primera planta, con un servicio para 18 mesas aproximadamente; en la segunda planta, en la terraza, tenemos otra barra con la misma coctelería y en planta baja vamos a abrir un restaurante de comida rápida, con un concepto más familiar, tipo la cadena Chipotle de Estados Unidos. La comida va estar lista en cuestión de minutos. Queremos que sea un restaurante eficiente en cuestión de tiempo, con calidad de comida tex-mex, jamaiquina y libanesa. Hemos puesto una máquina Shawarma, va a ser como una mini plaza de comida con cuatro diferentes sabores, la idea es que en cuestión de minutos el cliente esté con su pedido en la mano. Esta última se inaugurará en los próximos días”, aseguran los socios.

La idea de la decoración fue lograr una especie de cabaña, algo acogedor con luces tenues, madera, piedra, un estilo más romántico para que los comensales se sientan cómodos y especiales. Las terrazas es el corazón de La Campana, espacio ideal para tomar una cerveza y disfrutar del clima perfecto de Cochabamba.

En cuanto a los planes a mediano y largo plazo de La Campana está más cerveza artesanal, cervezas importadas y expandirse en Bolivia.

“Una vez que abramos todo el menú se va a innovar con diferentes platos para que la gente vaya probando distintos sabores; no vamos a basarnos solo en un plato que está escrito en el menú, si el cliente quiere otra opción ya sea agregarle o sacarle algún ingrediente, se lo vamos a hacer si está a nuestro alcance. Queremos clientes felices, por eso pusimos énfasis en todos los detalles”, aseguran.

La Campana es el espacio perfecto para cualquier edad, está abierto a todos, es amplio y cuenta con una oferta musical para todo gusto. Ubicada en la Avenida América casi Potosí atiende los martes y miércoles de 16:00 a 00:00, jueves, viernes y sábado de 16.00 a 3:00 y los domingos de 12:00 a 22:00.



LA CHINGADA SE EXPANDE EN COCHABAMBA



LA CHINGADA SE EXPANDE EN COCHABAMBA | RECIENTEMENTE ABRIÓ SU PRIMERA SUCURSAL, MANTENIENDO EL SABOR Y LA ATENCIÓN DE PRIMERA QUE LOS CARACTERIZA.

La Chingada nace hace un tiempo como un emprendimiento familiar. Comenzó como algo chiquito en la calle José Quintín Mendoza y Teófilo Vargas y poco a poco fue creciendo. Hace unas semanas inauguró su primera sucursal en Cochabamba, en el Parque Fidel Anze entre Pando y Melchor Urquidi. Su delicioso sabor y el acogedor espacio lo convierten en excelente alternativa al momento de decidir qué comer. Se diferencia de otros restaurantes por la atención que brinda a sus comensales y por sus espacios exquisitamente decorados.

“Nuestro objetivo es darle al cliente una buena cantidad, de alta calidad, por un precio justo, utilizando insumos de primera. Siempre tratamos que los clientes se sientan a gusto y se vayan conformes con lo que han recibido de nosotros. Nos enfocamos en comida mexicana, en nuestro menú tenemos una amplia gama de productos para que puedan elegir desde ensalada a platos al horno, fritos y de todo un poco sin confundir al cliente. Tratamos de no desviarnos de nuestro enfoque tex-mex”, dicen los propietarios, Diana Sabag y Bernardo Toranzo.


Entre las delicias de La Chingada están tacos de pescado, tostadas, chili con carne, quesadillas, flautas, enchiladas, chimichanga, fajitas, ensalada tex-mex, entre otras delicias.
Andrés Herbas- Juan Antonio Quispe Duran

EL MENÚ

“Hemos realizado un menú corto pero ofreciendo varias opciones a los clientes; tenemos ensaladas, platos fritos, al horno, a la plancha, opciones vegetarianas y nuestro menú no llega a los 20 platos. Hemos comenzado con coctelería, tenemos un amplio bar que hemos tratado de hacer lo más completo posible dando una nueva alternativa al comensal. Al proyectar esta sucursal hemos querido plasmar los deseos de nuestros clientes, una nueva alternativa para que puedan compartir en familia o con amigos”, indican.

“No ofrecemos los tradicionales tacos o burritos que puedes encontrar en cualquier lado; hemos tratado de darle un toque propio a cada plato que hacemos, hemos desarrollado todas las recetas que tenemos desde cero para que tengan una personalidad única. El super chilli cheese nachos es un plato especial que siempre nos ha acompañado y es muy solicitado por los comensales”, dicen los propietarios.

Entre las delicias de La Chingada están tacos de pescado, tostadas, chili con carne, quesadillas, flautas, enchiladas, chimichanga, fajitas, ensalada tex-mex, entre otras delicias. Por otro lado, los cócteles de la Chingada son muy originales, entre los más pedidos está “la chingona”, “la llorona”, negroni y caipirinha, entre otros.



oh_-_los_tiempos_lachingada_-_copyright_c_2016_andres_herbas_photography-6.jpg
. En la decoración, construcción y montaje hemos trabajado con Leslie Arnez utilizando sombrillas con caña hueca, ladrillos como envejecidos, plantas secas para crear un paisaje desértico del norte de México.
Andrés Herbas- Juan Antonio Quispe Duran

AMBIENTACIÓN Y DECORACIÓN

“Este espacio cuenta con capacidad para 120 personas aproximadamente. En esta sucursal quisimos darle un enfoque más moderno, familiar y juvenil. En la decoración, construcción y montaje hemos trabajado con Leslie Arnez utilizando sombrillas con caña hueca, ladrillos como envejecidos, plantas secas para crear un paisaje desértico del norte de México. Además hemos querido darle un contraste, un área más de recreación para que los comensales puedan venir a relajarse y degustar deliciosos cócteles. Queremos traer juegos para que los jóvenes puedan divertirse entre amigos y hacer algo diferente”, dicen los propietarios.

Los planes de Diana Sabag y Bernardo Toranzo buscan llegar a franquiciar La Chingada. “Estamos proyectando abrir más sucursales, queremos expandirnos y llegar a ser la primera cadena de restaurantes de comida mexicana de Bolivia”, aseguran.

La Chingada abre sus puertas todos los días de domingo a jueves de 18:00 a 23:00 y viernes y sábado de 18:00 a 2:00.




El Edén abrió una nueva sucursal con un ambiente acogedor y la calidad de sus productos que lo caracterizan

EL MENÚ

“En cuanto a nuestro menú, nos especializamos en las tortas, ese es nuestro rubro principal. Hemos participado y lo seguimos haciendo en diferentes eventos como matrimonios, bautizos, cumpleaños, entre otros. También nos caracterizamos por las masitas que ofrecemos ya sean saldas o dulces”, dice Quezada.

El delicioso menú ofrece variedad de masitas saladas como: croissant de queso, cuñapé, pucacapa de pollo, huminta al horno, entre otros; masitas dulces como: browinie de chocolate, cheesecake, alfajores, mil hojas, torta de nuez, pie de limón, entre otras delicias. Además, El Edén tiene variedad de helados, jugos de frutas, bebidas calientes como café, submarino, cappuccino, y comida rápida como: pizza, hamburguesas, salchipapa, sándwiches de pavita y de lomo, entre otros.


Un ambiente acogedor y cómodo para que el comensal pueda disfrutar un momento agradable.
Andrés Herbas

DECORACIÓN

La decoración ha sido creada por Sergio Quevedo. Un ambiente acogedor y cómodo para que el comensal pueda disfrutar un momento agradable.

“Desde el momento que vi por primera vez este lugar me lo imaginé así. Me encanta que tenga una estructura medio curva, las ventanas grandes, un espacio con mucha luz y una linda vista hacia el parque, ideal para una decoración tipo francesa. El rosado y blanco se me ocurrió desde un principio y el tapiz plomo fue ideal para combinarlo con la cerámica. Inicialmente la pastelería en la Salamanca era rosada y blanca, así que volvimos a nuestro color inicial”, asegura Quezada.

Este delicioso salón de té se caracteriza por la amplia trayectoria que tiene, además por la calidad que mantiene por muchos años. Los horarios de atención son de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 20:30.



martes, 6 de diciembre de 2016

Manjares, de la huerta al plato



Ellos no son comida, son amigos” es la frase de bienvenida que se lee junto a los dibujos de una vaca, un cerdo y una gallina. Es La Casa de los Ningunos, una morada en el barrio de Sopocachi, donde el cuidado del medio ambiente es preocupación de todos. Y no solo porque su menú excluye carne animal y sus derivados, sino también porque parte de sus alimentos proceden de una huerta orgánica que crece dentro de la misma casona, incentivando el uso moderado de agua y electricidad, además de practicar el reciclaje. La idea de este espacio alternativo surgió de siete jóvenes activistas —algunos son ingenieros ambientales— en 2012, quienes coincidieron en alquilar la misma morada y en compartir y difundir los ideales relacionados con el cuidado de la naturaleza.

Por ello convirtieron esta casa en un sitio ecologista que abre sus puertas los jueves y promociona el consumo de la “comida consciente”. El término se refiere a saber, pensar y sentir lo que se come, y qué consecuencias puede tener para la salud y el medio ambiente, además de quiénes produjeron esos alimentos y cómo ayuda esto a la economía local. “Por ejemplo, ¿a quiénes se apoyaría y qué beneficios tendría para nosotros tomar un vaso de refresco o un vaso de jugo natural?”, se pregunta la joven ambientalista Nicole Szucs.

Fotos: Pedro Laguna La Razón

Aquí todos los platos se preparan con vegetales orgánicos, es decir libres de pesticidas, herbicidas y fertilizantes artificiales. Una buena parte es cosechada en su propio vivero y la otra es adquirida de proveedores que trabajan con productos ecológicos. “Siete personas creamos este espacio, los siete también coincidimos en alquilar esta casa. Hemos crecido y ahora somos 14 los que nos comprometimos con este ideal. Trabajamos con energías alternativas, agricultura, comida consciente y bioconstrucción”, señala Nicole.

En medio de la caótica ciudad, donde los productos procesados invaden tiendas, mercados y supermercados, el vergel de legumbres y vegetales es uno de los atractivos de La Casa de los Ningunos. Ahí hay lechugas, coles rizadas, espinacas, espinacas moradas, acelgas, arvejas, cebollas, tomates y otros, que son cultivados con el agua de la lluvia que baja del techo de la vivienda a una piscina. “No usamos tóxicos en nuestras verduras”, enfatiza Salomón Orozco, otro joven ecologista, mientras corta y muestra algunas hojas de acelga.

No fue fácil empezar porque ninguno sabía agricultura, ni siquiera esparcir semillas en la tierra. Intentaron varias veces antes de sembrar vegetales que finalmente pueden recolectar. En la casa también hay quirquiña, perejil, wacataya, cilantro, romero y otras especies. En tanto, botellas de vidrio son usadas para circundar la huerta y otras de plásticos mantienen vivas las raíces de las plantas en el pasillo de la residencia.

Las hojas abiertas y relucientes de los repollos, las lechugas y espinacas se asemejan a flores que embellecen un jardín. “Queremos demostrar a la gente que se puede comer de mejor manera, con productos orgánicos, explotando nuestros cereales andinos y cuidando nuestro ambiente”, dice la activista. Estos alimentos también sirven para el consumo de los siete emprendedores.

“Bienvenidos, amigos, a otro jueves de comida consciente. Les agradecemos por su visita y les recordamos que el uso excesivo de herbicidas y otros pueden producir diferentes males, debemos luchar para que esto no siga pasando”. Con estas palabras, Nicole saluda a los comensales, antes de servir el almuerzo en la casa.

Es jueves 3 de noviembre y la joven chef Carolina Gilles, junto con otros activistas, cocina un ají de arvejas. Acompaña el plato con arroz integral, ensalada de espinaca, rábanos y otros vegetales. Para calmar la sed sirve jugo de manzana con un toque de jugo de remolacha, y de postre hay brownie con plátano. Algunos comensales prefieren ubicarse en las mesas del patio —que se encuentran alrededor de la huerta— hechas con cajones de madera y que en otrora fueron usadas para portar verduras, o sentarse en las sillas de troncos. Justamente es en ese espacio —adelantan los habitantes de la casa— donde se construye una estructura de dos pisos con materiales y técnicas ancestrales, como adobes, que piensa ser empleada como biblioteca y que tendrá baños ecológicos.

Una “tiendita”, construida con material reciclado, ofrece aceite de chía, galletas, arroz ecológico, ajíes orgánicos y otros productos, además de textos relacionados con la temática. “Gracias por su compra y vuelva pronto”, agradece sonriente Ángela Guerra a un cliente que pidió un paquete de galletas recién horneadas. En La Casa de los Ningunos también se imparten talleres para el cuidado de la naturaleza, y otros de cultura y entretenimiento, como cursos de postres veganos, pintura y rap para niños, música y canto en general y hasta cómo usar una cocina solar.

Parte de sus alimentos son elaborados en una cocina solar, mientras que para los batidos y licuados, los jóvenes pedalean una bicicleta que produce energía para que el artefacto eléctrico funciona.

El dinero que recolectan los jóvenes permite pagar el alquiler de la casa y generar empleo. También reciben apoyo económico de una fundación. La gente puede pagar por la comida y cualquier otro servicio con dinero o trueque de alimentos. Una vez que los almuerzos de cada jueves concluyen, los visitantes diferencian sus desechos de comida que alimentará el compostaje, y también proceden a lavar sus utensilios, mientras los dibujos de la vaca, el cerdo y la gallina despiden a los comensales.


sábado, 26 de noviembre de 2016

Dueño de Katanas vende sándwiches y estudia carpintería

Quien fuera uno de los hombres más poderosos en el negocio de los clubes nocturnos, Marco Cámara (dueño del demolido bar Katanas), dijo que ahora se dedica a la venta de sándwiches y estudia carpintería en la cárcel de San Pedro; alegó que por las ventas gana entre Bs 80 y 100 diarios, dinero que le ayuda a mantenerse luego de que su hija, Nohemy Cámara, le despojó de todos sus bienes.

“Yo vendo sándwiches y estudio ahora carpintería, tengo un puesto de venta de comida (…) Por vender sándwiches debo ganar más o menos unos de Bs 80 a 100 diarios”, afirmó Marco Cámara en una inspección ocular a sus dos inmuebles que se realizó este viernes.

Indicó que vive “bien” en la cárcel y no corre ningún peligro; denunció que su hija en complicidad con su exesposa y el “clan” de los hermanos Córdova, acosan a su actual esposa y que no sabe a dónde acudir para resolver esta situación.

Mencionó que anteriormente estuvo en riesgo de ser secuestrado por los hermanos Córdova. Ernesto Córdoba, dueño del club nocturno La Diosa, y competencia mayor de Cámara, también está detenido por el mismo delito, trata de personas con fines de prostitución. ANF.

lunes, 21 de noviembre de 2016

En la capital cruceña Abren bar para ir con mascotas

Ir a un bar acompañado de su mascota ya es posible con la reciente apertura del "Chelsea Coffee, Burger y Sport Bar". El nuevo negocio, ubicado en el hotel Las Palmas, fusiona el sabor y una placentera estadía.

Festejo. La celebración de la apertura contó con la presencia del grupo cubano, Caribe Expreso, que cautivó a los asistentes con sus interpretaciones musicales. Junto a ellos también se pudo disfrutar de un show de baile. El propietario, Ronald Arteaga, compartió con sus invitados los deliciosos productos que son parte del menú, que se caracteriza por su exquisitez, entre ellas un sándwich con mayonesa de albahaca. También están los Cheesecakes de oreo y la torta de chocolate con guayaba.