jueves, 19 de diciembre de 2019

Discoteca Gala cierra el año con festival de los noventa

La fiesta se efectuará el viernes 20 de diciembre con música bailable de los noventa. Se realizarán mezclas con discos de vinilo y se tendrá la presencia de enganchadores y animadores de antaño. Ramiro Contreras, Víctor Molina y “Dj Misteriuz” serán los encargados de hipnotizar a la gente con sus mezclas.

Santiago Poma, principal promotor de este tipo de eventos viene trabajando más de veinte años organizando festivales de música europea. “Queremos llegar a los treinta años de vigencia organizando eventos de clásicos, porque en cada uno de nuestros festivales preparamos una selección variada de música que va desde 1980 hasta 1995”, explicó Santiago Poma, organizador de la fiesta clasiquera.


“Vamos a empezar con enganches con discos de vinilo, pasaremos por los cassettes y los discos compactos, hasta llegar a la era digital. Tendremos un espectáculo de audio y video de primera, con pantallas gigantes que reflejarán las canciones con alto nivel de calidad”, anticipó Poma.

La gente podrá disfrutar una noche de diversión con movimientos y pasos suculentos del género del tecno, euro clásicos y rock. Será una imperdible jornada nocturna para homenajear a bandas y personajes históricos como Modern Talking, Bad Boys Blue, Cc Catch, Boney M, Kiss, Queen, Bon Jovi, Guns n Roses, Kraken, Sublime, entre otros y recordar grandes euroclásicos.

La producción preparó un escenario con monitores led, juego de luces, sonido en tercera dimensión y abundante humo, fiesta inolvidable que comenzará a las 19:00 en la discoteca “Gala”, ubicado en la Avenida Antofagasta, a pocas cuadras de la Plaza Juana Azurduy de Padilla en la zona Villa Dolores


Sin duda alguna, la euforia que se desataba por este ritmo musical hicieron de los noventa se convierta en una década inolvidable, a pesar del paso del tiempo, se mantiene vigente hasta hoy.


Jardín de Asia despide el año con un menú especial y la alegría de Bahía Show

El restaurante ofrecerá una creativa experiencia gastronómica para disfrutar por pasos: Nigiri de langostinos, mollejas crocantes con salsa de nudo, pejerrey y magret de pato ahumado. El toque dulce lo darán higos con tarta húmeda de frutos secos.
Fiel a su estilo, Jardín de Asia presenta un excéntrico menú de Año Nuevo, con sabores y sensaciones que se disfrutarán por pasos. Las opciones son cinco: Nigiri de langostinos con curada en ponzu y vinagreta; mollejas crocantes con salsa de nudo, acompañadas con camotes asados y ensalada de encurtidos dulces; pejerrey con zapallo al grill, quinua y bouquet de hierbas; magret de pato ahumado con puré de puerro, arvejas, espárragos y hongos ostra. Para endulzar la noche, habrá higos con tarta húmeda de frutos secos, crema de vainilla fresca y caramelo.
Además, habrá un cóctel de bienvenida, una copa de espumante para brindar a media noche y otra de vino tinto nacional. El cambio de año, como es tradición, se marcará con fuegos artificiales, cotillón y por supuesto las cábalas de las doce uvas y el conteo de dinero, todo amenizado por el grupo musical Bahía Show. La cena en Jardín de Asia será de 21:00 a 00:00 para luego seguir celebrando la llegada del 2020. El costo para adultos es de Bs. 750 y para menores de edad desde los 6 años es de Bs. 350.

jueves, 12 de septiembre de 2019

BIENVENIDOS A LA EXPERIENCIA BRÍOS

• El primer restaurante especializado en Dry Aged, abre sus puertas en la capital cruceña para ofrecer una experiencia gastronómica que llevará el concepto de carnes a la parrilla a otro nivel.
• Bríos está ubicado en el barrio Equipetrol, C/9 oeste Esq. Enrique Finot y atenderá de martes a domingos.

Santa Cruz de la Sierra, septiembre de 2019.- Bríos restaurante, un emprendimiento de Espaciogastronómico S.R.L., abre sus puertas en Equipetrol para atender el exigente paladar de los cruceños, con lo mejor en carnes a la parrilla y una variada cava de vinos.
Bríos se especializa en preparar y servir carnes a la parrilla, sus cortes de res son madurados siguiendo el proceso Dry Aged (maduración en seco), siendo el primer restaurante en Bolivia que tiene este método de maduración. ”Tenemos como estándar un tiempo mínimo de 35 días, así podemos garantizar una textura mucho más suave y concentración de sabores con una calidad incomparablemente superior”, asegura Mauricio Durán, gerente comercial de Espaciogastronómico, producto de la sociedad compuesta por las familias Durán Raña y Millán Peláez.
Bríos también cuenta con una cava de vinos de “puerta abierta”, donde el cliente tendrá la libertad de ingresar y escoger el que más sea de su agrado. Todos los vinos fueron cuidadosamente seleccionados y garantizan el maridaje perfecto con cada corte y plato que ofrece el menú.
Una de las principales atracciones y experiencias en Bríos es la cámara de maduración de carnes, la cual tiene vista al salón principal, es aquí donde sucede la magia y los visitantes pueden ser testigos del proceso.
Al interior de la cámara reposan grandes cortes de carne de raza Brangus, por un tiempo mínimo de 35 días, proceso en el que adquieren terneza y sabores únicos, cada corte es especialmente seleccionado y cuidado hasta alcanzar su punto óptimo.

Los ambientes. -

 Bríos está construido sobre una superficie de 309 metros cuadrados, distribuidos en un salón principal con capacidad para 60 personas, terraza para 35 comensales y un área V.I.P. para 15 personas. El restaurante en sí no responde a un estilo arquitectónico en particular, sino a un concepto, el cual fue pensado para complementar la exquisita comida con un ambiente agradable. Esto se logró con el uso de materiales nobles como la madera, ladrillo visto, piedra natural aplicada en el piso, muros y cielo falso.

Sobre el menú. –

 El menú es sencillo pero variado. “Tratamos de dar satisfacción a todos los paladares, claro está que nuestra principal propuesta son las carnes a la parrilla”, menciona Enrique Millán, gerente de marketing de Bríos, añadiendo que tienen entradas frías y calientes, cortes de carnes maduradas en seco y un solo corte en natural. Cuentan con opciones en platos de salmón, cordero, pollo deshuesado y un plato innovador que es un steak de coliflor, además de tres propuestas de ensaladas y una variedad de postres hechos en casa.
En el menú podrán encontrar la sugerencia de maridaje, es decir que se le propone al cliente el vino que mejor va con su corte o plato, esto no se encuentra en otros restaurantes, es uno más de los puntos diferenciadores de Bríos.
“Nuestra carta de vinos es dinámica y viva. Si bien contamos con una propuesta base de vinos tintos, blancos, rosados y espumantes, vamos introduciendo nuevas propuestas sobre todo en vinos de media y alta gama, esto con el único objetivo de satisfacer a nuestros clientes y amigos”, comenta el ejecutivo.
Respecto a las bebidas, poseen aperitivos basados en vermut, cócteles clásicos, bajativos y bebidas calientes, entre las cuales se puede encontrar un buen café expreso y una gama amplia de infusiones.
Consultado sobre la inversión, Durán explica que fue importante y que no escatimaron recursos en ningún detalle. Muestra de ello es que cuentan con su propia cámara de maduración, una cava de vinos climatizada con capacidad para más de 200 botellas y cocina con parrillas, plancha, horno y mesas de trabajo, todas en acero inoxidable, sistemas de extracción e inyección de aire. Asimismo, ambientes interiores climatizados y un sistema de música ambiental acorde al estilo del lugar. La atención también es prioridad, por ello 25 personas trabajan directamente en el restaurante y se generan alrededor de 75 empleos indirectos más.
Bríos está ubicado en el barrio Equipetrol, C/9 oeste Esq. Enrique Finot y atenderá de martes a sábados, de Hrs. 19:00 a 23:00 y los sábados y domingos de Hrs. 11:30 a 15:30.