lunes, 26 de junio de 2017

Oruro Salteñeria buen gusto

Oruro es una ciudad muy tradicionalista, sus habitantes son un público exigente, pero cuando se encariñan con algo lo adoptan para sí y lo convierten en una verdadera tradición, y como tal es muy difícil que la vayan a abandonar, es así que cuando llega la media mañana en diferentes puntos de la urbe la gente se apresta a degustar una empanada, conocida por estos lados como "salteña".

El hecho de ir a comer salteñas no sólo es por la comida, sino que es un buen pretexto para reunirse entre amigos, este manjar también sirve para acompañar acontecimientos especiales como agasajos por el Día de la Madre o del Padre, Día del Maestro y otros, también está presente en cócteles, eventos culturales y de otra índole.

Las salteñas existen de muchos y diversos sabores, algunas varían en el sabor del jigote picante, dulce, con poco picante, con otros ingredientes como huevo, aceituna y hasta pasas, pero no sólo se diferencian por el sazón sino también en el contenido, pues las hay de charque, de pollo, de fricasé, de carne y hasta vegetarianas, asimismo puede ser distinto el tipo de masa.

Y ya que hablamos de tradiciones, precisamente en Oruro se alza una salteñería que tiene 90 años de funcionamiento, y aunque detuvo sus actividades por un tiempo ahora regresó con fuerza y nuevas ofertas, se trata de "El Buen Gusto", de los esposos Ramiro Flores Ramos y Carla Sánchez Ballón, quienes retomaron la tradición heredada de sus padres y abuelos.

Según cuenta su propietaria, la salteñería en sí nació en Potosí, con sus abuelos que la bautizaron como "La Exquisita", que una vez traída a Oruro se denominó "El Buen Gusto", nombre que se mantiene hasta la actualidad.

Inicialmente en esa casa gastronómica se elaboraban galletas de chuño y de champagne, las que se repartían por toda Bolivia, pero luego se incursionó en la preparación de salteñas, con buenos resultados.

El producto que oferta "El Buen Gusto" se distingue de similares por el jigote que se elabora evitando el uso de conservantes y la masa que es fina y delgada, muy similar a la conocida como "mil hojas".

Carla Sánchez de Flores apunta que muchas personas creen que el jigote se puede guardar por varios días y ser usado después, pero ella señala que esto en su negocio no es aceptado, por lo que siempre ofrece un relleno de calidad para las salteñas, ya que considera que el producto guardado puede ser dañino para la salud de sus clientes.

Antaño, las salteñas se cocían en hornos a leña que servían para hornear pan, proceso por el que pasaron también las tradicionales empanadas a las que nos estamos refiriendo en el presente artículo, sin embargo, con el tiempo sus propietarios adquirieron hornos que funcionaron durante muchos años y sirven hoy por hoy para la elaboración de este manjar.

El horno que se utiliza en "El Buen Gusto" a la fecha cuenta con 35 años de funcionamiento y continúa en vigencia.

La actual propietaria de la empresa gastronómica conserva los mostradores, el horno, las recetas y los letreros originales de "El Buen Gusto" y por ese sentimiento que embarga a las personas que heredan tradiciones, de no desear ver morir lo que sus antepasados construyeron con tanto esfuerzo y cariño, ella decidió retomar el negocio familiar y hacerlo resurgir, con más bríos y con nuevas ideas.

Cuando uno está por mucho tiempo en un negocio crea lealtad entre los clientes y también fue a pedido de los viandantes que extrañaban el sabor de "El Buen Gusto", que los esposos Flores Sánchez decidieron retomar la actividad gastronómica desde hace dos meses aproximadamente.

Comenzaron ofreciendo las salteñas de carne, las de pollo y las de cóctel y a sugerencia de los amigos, se lanzaron al éxito con la elaboración de salteñas vegetarianas, muy bien recibidas por el público orureño, que cada vez más solicita este manjar, que pese a que mantiene el gusto y calidad de las salteñas tradicionales es elaborado con carne vegetal.

Los primeros propietarios fueron Mariano Sánchez y Fermina Sosa, ellos dejaron en herencia el negocio a Román Sánchez Sosa y Alicia Ballón de Sánchez, en la actualidad se hace cargo su hija Carla junto a su esposo Ramiro Flores, y a lo largo de todos estos años han cosechado múltiples reconocimientos por la calidad del producto que expenden.

Es así que en diciembre de 1988 obtuvieron su primer reconocimiento por participar en el Primer Festival Departamental de la Salteña, otorgado por el otrora Canal 5. Luego reciben el premio a la Mejor Salteña el 10 de febrero de 1995, del Club de Leones "Sebastián Pagador".

Posteriormente, el 31 de octubre de 2002, la Alcaldía Municipal de Oruro, comandada por Guillermo Aillón, confiere el reconocimiento por Servicios Especiales a la salteñería. Y el galardón más reciente lo recibe en enero de 2004 de manos de los representantes del Bloque Oruro.

Los años le han dejado a Carla Sánchez el aprendizaje en la elaboración de este delicioso manjar, que según ella le parece que fue algo nato, desde que recuerda siempre ayudaba y aprendió mirando a cocinar la empanada, y espera que con ella no termine la tradición, sino que espera que de alguna manera sus hijos se hagan cargo más adelante del negocio familiar que más que ganancias le reporta satisfacción personal por mantener una tradición dentro de la gastronomía orureña. Pese a que recién retomaron la actividad, se tiene planes para crecer y llevar el manjar que ellos elaboran a otros rincones de Bolivia, con la modalidad de franquicias.



viernes, 23 de junio de 2017

Accidente en el restaurante de Verónica Larrieu



Al mediodía de este viernes, un fuerte impacto en los ventanales levantó de la mesa a los comensales de SanSha, el rodizio de propiedad de la diva Verónica Larrieu. Según la jurado de Bailando por un sueño, una vagoneta colisionó accidentalmente contra el muro de su restaurante.

La vagoneta Runner blanca era conducida por una señora, que al parecer subió con mucha fuerza al estacionamiento del local y no pudo frenar. "Rompió los blindex, las estructuras metálicas quedaron dobladas y el techo casi se cae", contó la exmagnífica.

Afortunadamente, además de las pérdidas materiales, ninguna persona salió herida.

Las fotografías del accidente se hicieron virales rápidamente en las redes sociales. "Hasta especularon que era una bomba", dijo Verónica, al aclarar que solo fue un penoso accidente.

Hay locales, como Pedro del Brete, La Cabrera y La Casona, que tendrán delicias para la noche más fría del año



Mmmm... ¡qué rico! San Juan no es San Juan sin su buen chorizo, su sucumbé caliente y su buena carne a la parrilla. Y Santa Cruz se convierte en todo un paraíso de exquisiteces para recibir la noche más gélida del año.

La Cabrera (calle La Plata, esquina av. La Salle) tendrá una rica picaña de promoción durante todo el día y Los Hierros (av. San Martín, esq. calle 9 oeste) ofrecerá picaña, costillitas de cerdo y lomo con hueso.
Pedro del Brete (av. San Martín, esq. calle 7) armará toda una fiesta con un menú que tendrá desde pacumuto (corazón, pollo o carne), choripán, pichi ‘e boli y tripa rellena. No podía faltar el suculento sucumbé. En el casco viejo, La casona (calle Arenales # 222) se suma a la celebración. Tendrá al menos estos platillos: chorizo alemán, salchicha al curry, espagueti con salchicha, salchicha bock, chorizo al vino y con champiñones. Don Miguel (av. Viedma # 586) tendrá parrillada y Brown Fox (Bolívar # 246) su famosa picada de chorizos. Mirá toda la página.

Tarija Compartiendo en el Café Mokka



Un lugar que es bastante concurrido
Café Mokka es un restaurante en Tarija que sirve comida internacional. Situado cerca de una esquina de Plazuela Sucre, es una buena opción de cena. Plazuela Sucre es la segunda plaza más visitada de Tarija. No pasa un día que no ves turistas aquí. También está lleno de gente en las tardes y las noches, ya que es la plaza principal donde los adolescentes les gusta pasar el rato después de la escuela.

Este es uno de los muchos restaurantes y cafés que se pueden encontrar en todos los lados de esta plaza. Sirve comida mexicana, comida italiana, hamburguesas y pizzas, además de un surtido de ensaladas. Tiene un bar completo y también sirve postres y productos horneados, cafés, tés y helados.
El restaurante tiene mesas en el interior y al aire libre en la acera y es un buen lugar para observar la vida en Tarija. Asimismo reúne un buen menú internacional con el equilibrio justo que se adapta a la variedad de gustos existentes en cuanto a alimentos, jugos y bebidas.

Divirtiéndose a lo irlandés en Tarija



El verde se apodera de la noche chapaca
The Dubliner es una franquicia internacional que llegó no hace mucho tiempo a Tarija, con una temática “irish” en sus ambientes. Estos invitan a distenderse, y probar los aperitivos y bebidas más exclusivas de todo el mundo.
El local está ubicado en la planta baja del Mega Center de Tarija.

Este espacio propone distintas temáticas, y si bien desde el inicio la idea era que sea un lugar de puro rock, se fueron manejando más géneros musicales que ayudaron a llegar a otros sectores de la población.
Una novedad son los miércoles de Salsa, que poco a poco van popularizándose entre los amantes de lo tropical.
El Pura Cepa visitó las instalaciones donde encontramos a muchos amigos pasándola bárbaro al son de la buena música. Los conciertos en vivo son siempre un plus del local, que elige a las mejores bandas para que se presenten en su escenario. Pasaron por ahí bandas muy reconocidas de nuestro medio, y otras emergentes a las que se les dio un espacio para mostrar su arte.

jueves, 22 de junio de 2017

D´Tapas, el auténtico sabor español

En la zona Sur acaba de abrir sus puertas al público paceño D′Tapas Gastro Bar, un bar de comida y bebida que se caracteriza por ofrecer al público las tradicionales tapas españolas en diferentes presentaciones. El menú es acompañado por bebidas al gusto, dentro de las cuales se destaca la variedad de sangría, bebida típica de España.

El local, ubicado en la calle Juan Capriles 1425, puede albergar hasta 100 personas y se plantea como una de las mejores opciones de comida española en San Miguel.

Forman parte del menú más de 50 opciones, entre tablas, platos y especialidades del chef, además de postres y ensaladas. Como especialidades de la casa dentro del menú se destacan las tapas hechas a base de pulpo, langostinos, carne de cerdo y vegetarianas.


martes, 20 de junio de 2017

Destino gastronómico ecológico



Un ambiente acogedor parecido a la sala de una casa es perfecto para disfrutar de un alimento orgánico, de la temporada y con un buen precio. De esta manera, La Paz quiere mostrarse como destino gastronómico, con el respaldo de un grupo de jóvenes emprendedores que ofrece la filosofía slow food.

Después de que la sede de gobierno fuera nombrada una de las Siete Ciudades Maravilla del Mundo (el 7 de diciembre de 2014) surgió la idea de mostrar la urbe como destino turístico extremo, natural, cultural, de aventura y gastronómico. En el último acápite, una de las ventajas del municipio es que cuenta con una variedad de pisos ecológicos y diversidad de climas, por lo que sus habitantes se nutren de platillos exquisitos, con identidad propia y sabor inconfundible. No obstante, al ingresar en una página web para turistas, el internauta encuentra que el local más recomendado es un restaurante mexicano.

Cada año, aproximadamente 611.000 personas llegan a la ciudad para conocer su riqueza natural, arquitectónica y cultural, aunque todavía sin disfrutar de la variedad alimentaria de la región. Por ello, la Agencia Municipal para el Desarrollo Turístico La Paz Maravillosa ha diseñado un plan que tiene el objetivo de aumentar la cantidad de visitantes y hacer de la hoyada paceña un destino gastronómico.

La idea es que el comensal no solo disfrute de los sabores, sino que también coma experiencia y cultura. Raúl Pérez, asesor de la Agencia Municipal para el Desarrollo Turístico La Paz Maravillosa, explica que, con esa filosofía, el chef debe contar, por ejemplo, cuál es el proceso para elaborar el chuño o la tunta en la época de helada, o cómo se producen las verduras en carpas solares, como parte de la presentación de un chairo paceño o una sajta, pues además de los sabores y aromas, lo importante es que la comida tenga también una historia que contar al cliente.

Una de las ofertas gastronómicas está enmarcada en el slow food, una propuesta que promueve la comida casera y el consumo de alimentos locales y orgánicos que respetan el medio ambiente. Ya sea cerca de la plaza Pedro Domingo Murillo, en las acogedoras calles de Sopocachi o en la zona Sur, esta alternativa se ha expandido a través de Bolivia Gastronómica (Boga), un conglomerado de emprendedores independientes que promueve la producción local y artesanal.

Con este proyecto se pretende que La Paz reciba un millón de turistas cada año, y que parte de esta cantidad lo haga atraída por la oferta culinaria. Hasta el momento, los visitantes se quedan dos días, por lo que el plan es que aumenten una jornada para degustar las opciones de comida.

Asimismo, la agencia La Paz Maravillosa quiere, en un mediano plazo, convertir la sede de gobierno en parte del Slow Food Travel, es decir una urbe que atraiga por la variedad de oferta gastronómica. En esta andadura, seis emprendimientos de slow food se están abriendo camino en el mercado competitivo paceño, mediante una filosofía que muestra un ambiente agradable y familiar, acompañado por comida saludable, exquisita y comprometida con el cuidado del medio ambiente, y una historia que se quede en el paladar y en la memoria. l

Para toda la familia, una Propiedad Pública

Mientras caminaba por la calle, Gabriela Prudencio encontró un cartel que indicaba: “No pasar, propiedad privada”. Era lo contrario de lo que buscaba con el restaurante que iba a inaugurar, así es que no dudó mucho para bautizarlo como Propiedad Pública.

Una enseñanza que no olvidará de cuando trabajó en un restaurante de comida italiana en Estados Unidos es la importancia de compartir la mesa en familia. “Queremos que sea un lugar de todos para todos”, comenta mientras sirve un pappardelle (una especie de fetuchini) con cordero. A ella le encanta su trabajo, en especial porque le gusta hacer pastas y se siente bien cuando comparte con su equipo como si fuera una familia. Esa mística la llevó a que su restaurante cumpla casi dos años de funcionamiento.

Además de un agradable gnudi (acompañado con espinaca, albahaca, requesón y salsa de mantequilla), un gnocchi de papa o un zucchini emparrillado, el lugar ofrece bebidas hechas a base de jugos naturales de frutas de temporada, como el de mandarina y menta, al que se le agrega dióxido de carbono para que se convierta en una gaseosa. Todo en un lugar apacible, donde se siente el aroma familiar de la Propiedad Pública. Typica taza de café orgánico en el centro del Sur

“Como país tenemos muy buena calidad de café”, asegura Cecilia Cameo, una de cuatro jóvenes que abrieron el café-tostaduría Typica, ubicado en el centro de San Miguel, en la zona Sur.

Los cuatro emprendedores coinciden en que no es tan importante la producción del café en volúmenes grandes para la exportación, sino que lo primordial es el consumo interno. Es por esa razón que el cliente tiene libre acceso a la barra, donde puede aprender a preparar un buen café, además de pasar a la pequeña área donde se encuentra la antigua máquina para tostar el grano. “No tenemos secretos”, asegura Cecilia.

Los iniciadores de este negocio tienen formación en barismo, es decir que son especialistas en convertir una taza de café en una obra de arte lista para ser servida.

En ambientes donde los clientes han ayudado en la decoración porque dejaron sus recuerdos, como máquinas de escribir, radios a transistores o planchas a carbón, también hay variedad de sándwiches de acuerdo con la temporada, como un emparedado hecho con charque de llama, queso humacha en una crujiente marraqueta o empanada de queso con helado, en un lugar que pretende ser la imagen del café boliviano.

La comunidad Magick en Sopocachi

Comunidad. Ese concepto convenció a la chef boliviana Maitee Clavijo para asociarse con el danés Stephan Gamillscheg y crear Magick Café Cultural, un lugar para tomar un buen café y degustar comida en armonía con el medio ambiente en Sopocachi.

Después de haber asesorado en varios proyectos gastronómicos, el emprendedor europeo se quedó en La Paz porque quiere promover la cultura del café, pero no del producto industrial, sino de la manufactura yungueña artesanal. “Me parece interesante que a tres horas de viaje encontremos café de muy alta calidad, pero que en La Paz no se tome este producto”, inquiere.

Unas rejas metálicas y un timbre separan al comensal del café cultural, que tiene un pequeño huerto en el jardín que antecede a los ambientes. Periódicos de los años 40 como tapiz de pared y decoración antigua son una pequeña muestra del ambiente agradable para disfrutar de la propuesta culinaria, de exposiciones pictóricas y presentaciones musicales.

Convencidos de que la comida orgánica es mejor, Maitee y Stephan participan desde hace ocho meses en la obtención de vegetales, desde el armado de una carpa solar en el camino a Viacha, pasando por el sembrado, hasta llegar a la cosecha, que después se convierte en una propuesta gastronómica hecha en comunidad.

Humo, con sabores ecológicos y frescos

A José Kellenberger y Rubén Gruñero no les fue difícil decidir dónde iban a abrir su restaurante. Eligieron La Paz debido a que la ciudad tiene un “potencial enorme” y porque los alimentos que produce la región son orgánicos.

Como ambos nacieron en Argentina, el humo les hace recuerdo a los asados (parrilladas) que compartían con sus familias, así es que tampoco tuvieron problemas en elegir el nombre de su negocio. Con ese antecedente rioplatense empezaron su oferta culinaria con carne a la parrilla, pero siempre con preeminencia en la ecología. “Cualquier alimento que compras en La Paz es casi ecológico”, sentencia Rubén, que lo único que lamenta de su origen rioplatense es el dejo en su hablar, ya que en lo demás se siente un paceño más que vive en Sopocachi.

La siguiente etapa del restaurante Humo fue ofrecer proteína alternativa. Empezaron por los platillos elaborados con carne de lagarto, en alianza con Wight Conservation Society; después continuaron con hormigas, luego con gusanos de los Yungas y ahora ofrecen a los comensales comida con carne de llama. “La tarea de nosotros como cocineros es que los platos sean innovadores” y creativos, finaliza Rubén, un sopocacheño con acento rioplatense y recuerdo a humo.

Ali Pacha, una obra de teatro hecha comida

Los alrededores del casco viejo paceño están atiborrados de propuestas de comida rápida. No obstante, a dos cuadras de la plaza Murillo, Sebastián Quiroga decidió apostar por un restaurante vegano, que ofrece a los clientes una especie de obra de teatro.

En una experiencia de tres, cinco o siete platos, el comensal llega al restaurante sin saber qué le servirán en la mesa. El objetivo es que experimente nuevas texturas y sabores, por lo que se mantiene el menú en secreto hasta el último momento. “Es más o menos como ir a una obra de teatro donde te sientas y te dejas llevar por todo”, define Sebastián.

De repente, el chef se acerca a los huéspedes, deja los platillos y describe los vegetales que componen la preparación, desde su procedencia y las razones por las que fueron incluidos.

Enmarcado en la filosofía de slow food, el local —que se encuentra en una casona colonial— tiene muebles antiguos que fueron adquiridos en la feria de la 16 de Julio y posteriormente restaurados, los pisos están hechos de construcciones que fueron demolidas y los asientos tienen tapices de saquillos de harina.

La cocina de Ali Pacha —que está abierta al público— utiliza vegetales y frutas que tienen que ser de la estación, ecológicos y adquiridos en el popular mercado Rodríguez.

Así como sucede con una buena obra de teatro, la experiencia en Ali Pacha es única por las texturas, colores y sabores de la comida vegana.

3600, pastelería de altura con un toque europeo

Después de haber estudiado gastronomía en Lima (Perú), Luciana Luján se convenció de que el público paceño se merece probar las nuevas tendencias en pastelería europea. Lo complicado es conseguir la misma textura que se puede lograr en el nivel del mar, un reto que consiguió en los 3.600 metros sobre el nivel del mar, donde se encuentra la sede de gobierno.

“Hacemos pastelería de buen nivel, que es difícil (en esta altura) porque todo tiene que adaptarse”, explica Luciana, dueña de 3600, negocio que inició hace cinco meses. La especialidad en esta pastelería son los macarons, un postre bastante complicado de elaborar, que si bien son sencillos de preparar, es difícil encontrar el punto perfecto. Estos pastelitos fueron creados en el siglo VIII en Italia y después Catalina de Medicis, al casarse con el Duque de Orleans, llevó la receta a Francia.

Además hay mousse de maracuyá, entremet de chocolate con frutos rojos, geleé de mango y una variedad de rica repostería. “Queremos que la gente que venga sepa que podemos hacer productos como los hacen en el exterior”, con toque paceño y productos bolivianos, aunque Luciana se está enfocando en que primero se sientan los sabores europeos.



Empresas de catering se especializan en la atención a constructores.



Llega el mediodía y un grupo de albañiles hace una pausa para reponer fuerzas y “devorar” un almuerzo preparado especialmente para ellos por un negocio de catering, un emprendimiento que al igual que otros surgió con el crecimiento de la construcción.

“Lo que necesitan los albañiles es una alta cantidad de carbohidratos y proteínas, no mucha fibra porque si fuera así irían constantemente al baño”, afirma la nutricionista Jhesenia Huanuco, gerente general de la cruceña Bio Nutri.

“Les damos comida más pesada, como el frijol y la lenteja, porque” la construcción “es un trabajo en el que se hace mucho esfuerzo, y complementamos con una ensalada para que se mantengan bien alimentados”, detalla a su vez Claudia Márquez, gerente propietaria de la igualmente oriental Catering Claudia.

Otra emprendedora que conoce de este mercado es Martha Torrico, dueña del servicio paceño Miroslav Food, que también atiende el comedor de la normal Simón Bolívar y entrega pedidos de comida para trabajadores de carga de una empresa en El Alto.

“Llevamos un menú especial porque, como su trabajo es fuerte y duro, tenemos que llevarles algo que les restituya” la energía gastada. “Los cargadores y albañiles solo comen sopas consistentes, como las laguas de chuño. Después, el segundo siempre debe tener carbohidratos, arroz o fideos, verduras y carne”, cuenta Torrico, quien además asegura que la demanda por este tipo de servicio aumentó hace más de dos años.

Urubó. Un grupo de constructores saborea los almuerzos entregados por personal de Catering Claudia.

Márquez recuerda que encontró atractivo el mercado hace seis años, cuando comenzó el boom de la construcción en el Urubó, una zona alejada de la capital. Las personas que acuden en Santa Cruz a los servicios de catering especializado en constructores “trabajan todo el día y están lejos de la ciudad, generalmente en el Urubó, donde si encuentran comida cuesta caro”, afirma la emprendedora, que atiende además pedidos del Parque Industrial y de la Universidad Gabriel René Moreno.

“Nosotros les ofrecemos llevarles hasta la obra sopa y segundo por un precio económico” de Bs 14, que se puede pagar de forma semanal o quincenal. El servicio ofrece de lunes a jueves sopas de trigo, fideo, quinua, arroz, zapallo y maní, e intercala los segundos secos y con jugo. “Los viernes siempre tratamos de que sea” algo más especial, como “carne de chancho, pollo al horno o asado vallegrandino”, afirma Márquez.

“También es importante saber de dónde son los albañiles”, recomienda Huanuco. Por ejemplo, los cruceños piden arroz, yuca y pasta; mientras que los paceños, cochabambinos y orureños —que son los de mayor número en la construcción de Santa Cruz— prefieren papa, chuño, camote, choclo y maíz. Eso sí, cada plato “siempre tiene que estar acompañado de proteína y ensalada”, además de “jugos tradicionales y de temporada”, subraya. Servicio. “Cuando un obrero recibe una buena alimentación rinde mucho más”, indica la nutricionista, quien comercializa su menú a un precio de Bs 20. “El trabajo arranca a las 04.00 porque todo tiene que estar listo a las 11.00, y realizamos la última entrega a las 12.00, para que la comida llegue caliente”, cuenta Márquez.

“Los albañiles se van a la cantidad y no a la calidad”, considera por su parte Alejandra Rojas, del catering “Como en Casa”, que prefirió no ingresar a este mercado.

“El negocio es bueno dependiendo de dónde sea, de qué clase de comida quieran y del precio”, afirma a su vez Torrico, quien cobra Bs 13 por cada plato “constructor” diseñado por un nutricionista.

Avance de la edificación en el país

Tendencia

En los últimos 11 años, la construcción ha sido uno de los principales motores de la economía y registró en todo ese tiempo un crecimiento mayor al del PIB de Bolivia.

Generación

La construcción emplea de forma directa a unas 300.000 personas, una cifra que la convierte en el cuarto mayor generador de fuentes de trabajo en el país..


lunes, 19 de junio de 2017

Clausuran “El Avión” por decimosexta vez

La tarde del pasado viernes, la Intendencia Municipal de El Alto y la Policía Regional de esta ciudad, clausuraron por decimosexta oportunidad el bar clandestino El Avión.

Entre otras infracciones, la actividad vulneró el horario de funcionamiento.

Según informe del intendente Municipal, Israel Marca, del local, ubicado en la avenida Kilómetro 7 de la zona Villa Bolívar "A", se decomisaron mesas, sillas, pequeños sillones, equipos de sonido y bebidas alcohólicas. Asimismo, se arrestó a más de 35 personas entre varones y mujeres que se encontraban consumiendo alcohol.

"Estamos procediendo a una nueva intervención de esta actividad que se constituye en un foco de inseguridad en la ciudad de El Alto, además de ser un bar clandestino. Dentro de las atribuciones de la Intendencia estamos procediendo al decomiso de sus bienes muebles, equipos de sonido, bebidas alcohólicas y la clausura de la actividad", sostuvo Marca.

Agregó que, dentro de las atribuciones policiales, las personas arrestadas que vulneraron la Ley 259 y la Ordenanza Municipal 020 fueron remitidas a oficinas de conciliación de la Policía.

"En este caso, la propietaria arguye desconocimiento del funcionamiento del bar y que sus trabajadores cometieron las vulneraciones a las normas legales. Sin embargo, como propietaria, es la responsable de todo lo que pasa en esta actividad. Por tanto el administrador está siendo arrestado", añadió el Intendente. (AMI)

jueves, 15 de junio de 2017

CAFÉ "LA TERRAZA" EN PLENO CENTRO PACEÑO

Marco Antonio Salinas y Pablo Torquatto, socios del café “La Terraza”, inauguraron este nuevo emprendimiento, al que concurrieron más de 100 invitados.

Durante el acto, Pablo Torquato informó que el nombre del café es la marca de un emprendimiento que ya existía, el mismo que fue adquirido por los nuevos propietarios y que mantendrá la calidad del servicio que se ofrecía.

Marco Antonio Salinas, actual Presidente de la Cámara Nacional de Comercio, agradeció la asistencia de los invitados y brindó detalles interesantes que le impulsaron a invertir en “La Terraza”, negocio que a la fecha creó una veintena de fuentes de trabajo.

Tras el corte de cinta inaugural, los asistentes sabo-rearon la variedad de cafés y gastronomía que ofrece el local, ubicado en la calle Federico Suazo, muy cerca de la plaza Camacho.

miércoles, 14 de junio de 2017

Salatta, comida y estilo de vida totalmente saludables



Dennis Ricaldi sufre de cáncer de colon y hace cinco años estuvo a la vera de la muerte, según cuenta él mismo. Al margen de las quimioterapias y medicamentos, una regla básica a la que se vio obligado a sujetarse fue una estricta dieta, basada en vegetales y sin nada de grasas, frituras, lácteos, azúcares u otros elementos que tuvieran efecto nocivo en el organismo.

Conseguir esa comida era caro y difícil, tenía que elaborársela él mismo. En ese entonces, no se imaginó que esa situación podría convertirse en una nueva fuente de vida.

Junto con su esposa, Claudia de Ugarte, proyectaron un emprendimiento de servicio de ensaladas, bajo la modalidad de envío. Así, el 26 de junio de 2013 nacía Salatta. Un año después, el proyecto ganó un premio en el concurso de innovaciones EmpredeIdeas. Había nacido un nuevo concepto, de ofrecer comida saludable a partir de su alimentación, basada en los insumos, la higiene y los procedimientos.

Un tiempo después, Salatta decidió ampliar sus ofertas para fidelizar clientes y atender todas las exigencias de sus clientes, pues entre ellos había bastante variedad: deportistas, pacientes, ancianos o simplemente personas que querían adoptar un estilo de vida saludable.

Para la pareja de emprendedores, ellos no son sólo clientes, sino también amigos, y aprendieron a escuchar sus problemas y necesidades. Por ello, el siguiente paso fue diversificar la oferta con almuerzos, con sopa y segundo, eso sí, manteniendo el concepto de comida saludable y abriéndose a comida vegetariana y no vegetariana. Así, con el asesoramiento de un equipo de nutricionistas, además de la integración en el equipo de seis graduados de la carrera de nutrición y gastronomía de Infocal, el proyecto creció con los almuerzos saludables.

En cuanto a los insumos, se optó por utilizar productos orgánicos (con certificación de que fueron cultivados de forma correcta). Para ello, se hicieron contactos con organizaciones como EcoMujer y otras organizaciones campesinas apoyadas por la Fundación Valles.

Además, se busca no pervertir demasiado los ingredientes. Por ello, se recomienda hervir las verduras lo menos posible. Y si bien en algunos de los platos se permiten carnes, éstas deben recibir un tratamiento especial. La de pollo, por ejemplo, sólo se cocina en filetes desprovistos de grasa y piel, y no se la fríe. Lo máximo que se permite es una “pintada” de la charola en aceite de oliva para meterla al horno o en guiso.

El control de los alimentos se extiende a la restricción de los lácteos (provocan acidez y alcalinidad), y a la elaboración de aderezos completamente naturales, basados en fórmulas de leche de soya y verduras.

Pese a toda esta rigidez en el tratamiento, Salatta ha sabido dar sabor a sus platos con una combinación casi artística de los ingredientes. Además, la variedad es tan amplia, que se tienen 15 opciones de ensaladas y un menú distinto de almuerzo para cada día durante tres meses. Sólo entonces repite recetas.

Así, las sopas están basadas, sobre todo, en cremas de verduras y entre los segundos se pueden encontrar pastel de quinua, tortillas mexicanas, torta de papa y espinaca, peceto de verduras, quiché de champiñón, fideos arcoíris y otros.

Conforme a su filosofía de salud y ecología, todo lo que se sirve es fresco (sin conservantes ni aditivos), y lo que sobra se lo destina a lombricultura para la generación de compost que la pareja utiliza en los jardines de su casa.



"Salatta hace un celoso cuidado del proceso, higiene y productos orgánicos"



COSTOS Y PEDIDOS

• El plato completo de almuerzo Salatta oscila entre 25 y 28 bolivianos y el envío es gratuito si el cliente se encuentra en el centro de la ciudad.

Salatta también habilitó un minirrestaurante en la Ciclovía 377, entre Santa Cruz y Pantaleón Dalence, un espacio, conforme a su filosofía ecologista, con todos los muebles reciclados o reutilizados.

Para quienes deseen hacer su pedidos pueden comunicarse al teléfono 4793163 o a WhatsApp 70711518.

En Facebook (f/Salatta.Cochabamba), aparece publicado el menú para toda la semana.


lunes, 12 de junio de 2017

Chuquisaca Patio de comidas recibe mobiliario y espera más



Los expendedores de refrigerios, dulces y helados del patio de comidas ubicado en el parque infantil Simón Bolívar recibieron 32 mesas y 188 sillas de plástico para comodidad de sus clientes.

El viernes por la tarde, la Alcaldía de Sucre dotó mobiliario de plástico a los sindicatos de alimentos y refrigerios 10 de Abril, 12 de Abril, de Pastilleras y una heladera independiente, informó el representante del Sindicato 12 de abril, Ricardo Rodríguez.

Los afiliados se hicieron cargo de la repartición; en el lugar se construyeron 16 puestos, por lo que cada uno tiene dos mesas y ocho sillas, aunque, a decir de ellos, esperaban que el mobiliario fuera de un material más resistente.

Los comerciantes esperan que en el transcurso de esta semana les entreguen 12 sombrillas, cuya base de cemento está en plena elaboración.

También falta la conexión de electricidad, el funcionamiento del baño, la instalación de una pantalla de televisión gigante, un equipo de sonido y la colocación de basureros para que la gente disponga correctamente de los desechos

Los afiliados de los sindicatos rotan para brindar sus servicios en el patio de comidas, según horarios establecidos por ellos mismos.

La gente acude al nuevo espacio.

domingo, 11 de junio de 2017

Sabores bolivianos en la Gran Manzana



El residente neoyorquino usualmente sale apurado del Metro (tren subterráneo), marcado por el ritmo acelerado de la gran metrópoli. Si este es boliviano, parecería inimaginable que no pueda percibir un aroma tan familiar como el de una salteña durante ese ajetreo diario. Ni qué decir de un delicioso fricasé paceño o un buen silpancho al estilo del valle cochabambino.

¿Qué haría un compatriota que extraña el sabor de una sopa de maní y se encuentra radicando en la ciudad de Queens? La verdad es que en la “capital del mundo”, la oferta gastronómica no descuida el exigente paladar boliviano y ofrece variedad de restaurantes y negocios de comida con el típico sabor del país corazón sudamericano. Uno de los más antiguos es el restaurante Kabu Bar Lounge que nació en los 80 con la idea de difundir la cultura boliviana no solo en el ámbito gastronómico, sino también en el musical. El dueño, Ricardo Gonzales, le atribuye la iniciativa a su madre, la orureña Norma Gonzales, quien deseaba instalar un espacio donde la comunidad boliviana pudiera compartir, escuchar música y disfrutar de sus sabores culinarios.

Y cuando Ricardo tomó las riendas del restaurante continuó con ese propósito de expandir la cultura boliviana hasta el día de hoy. “Fui quien llevó adelante toda la gastronomía en el restaurante, la difusión de nuestra cultura a través de artistas, fiestas, reuniones de toda la comunidad”, afirma y agrega que la actividad del restaurante Kabu estuvo muy ligada a los consulados, con visitas de embajadores y otras autoridades.

Menú. Dentro del menú del Bolivian Llama Party se encuentran opciones como sándwich de chola, cuñapés, muffin de huminta y ensalada de quinua.

Para Ricardo, los platillos estrella como el picante mixto y el charquekán no son los únicos protagonistas del lugar. Cuando se ingresa al restaurante se puede escuchar la música de artistas nacionales como Los Kjarkas, Guísela Santa Cruz, Aldo Peña, Enriqueta Ulloa o Zulma Yugar, que llegaron en varias oportunidades al escenario de Kabu exclusivamente a interpretar su más selecto repertorio. “Han sido contactados por mi persona y han podido tocar para nuestra comunidad”, cuenta Ricardo mientras enseña los afiches que promocionaron dichas presentaciones.

Originalmente el restaurante tenía el nombre de La Kantuta, pero en busca de renovar el lugar con un toque más nocturno y moderno, sin dejar de lado su marca de restaurante, cambiaron el nombre a Kabu, palabra japonesa que significa “karaoke dance”, que lleva esta propuesta a la comunidad boliviana.

El mismo está ubicado en la calle 85-09 de Northen Blvd en Jackson Heights – Queens. “Nos visita la comunidad latina en general; a los mexicanos les gusta venir porque el fricasé, por ejemplo, es muy parecido al plato mexicano llamado pozole”, cuenta Ricardo. Si bien hay diversidad cultural, entre los latinos los sabores no son tan diferentes. A futuro, Ricardo tiene pensado abrir un segundo restaurante con la oferta exclusiva de salteñas, cafetería y pastelería. “En tres meses, si Dios quiere, estaríamos inaugurado el lugar”, manifiesta.

En The Bolivian Llama Party, un pequeño puesto de comida boliviana ubicado en el subsuelo de la calle 59 de Columbus Circle en Manhattan, un letrero aclara It’s not an empanada! (no es una empanada), refiriéndose a la salteña boliviana que muestra el menú. Pero no es lo único que uno puede encontrar en este negocio, también hay sándwiches de chola, cuñapés y la infaltable llajua.

Álex, David y Patrick Oropeza son los tres hermanos dueños del Bolivian Llama Party. Hijos de inmigrantes bolivianos, decidieron abrir un puesto callejero de comida con el objetivo de ahorrar dinero suficiente para grabar un demo de estudio para la banda a la que pertenecen. Hoy ese objetivo ha cambiado, la popularidad de las delicias bolivianas que venden los mantuvo en el negocio ya por cinco años, además de permitirles abrir otros tres locales disponibles en verano.

Herencia

Enamorados del sabor andino transmitido por sus padres, los hermanos decidieron viajar a Bolivia y probar diferentes salteñas para encontrar en la variedad de ofertas una receta equilibrada, entre el dulzor de la masa y el picante del jigote. “Fuimos a Bolivia a comer salteñas en todos los lugares en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz; tomamos clases con un experto”, asegura David, el menor de ellos.

Silpancho. Los administradores-propietarios de Kabu enseñan otra de sus especialidades.

Así, de retorno a Nueva York, el siguiente paso fue experimentar “más masa, más jigote, menos dulce”, hasta tener un producto que no solo satisfaga sus paladares, sino también los de su clientela: personas que al salir de sus oficinas buscan un lugar para relajarse y comer algo delicioso antes de volver al hogar. Patrick, el hermano del medio, tiene fascinación por la cocina desde que tiene memoria y por ello siempre se lo ve preparando algo de comer. No es sorpresa que ahora él sea el encargado de preparar la masa de las salteñas y el repulgue. A su vez, David hace el jigote y Álex, por su parte, se encarga del papeleo y el pago de las cuentas.

El equipo Oropeza se encarga incluso del marketing. Ellos aseguran que tener un negocio propio no es sencillo, no obstante la satisfacción de trabajar para sí mismos no la cambian por nada. “A todos les gusta la salteña”, expresa David, aunque indica que el neoyorquino común confunde esta delicia con la empanada. Sin embargo, apenas el sabroso jugo de la salteña acaricia el paladar de los comensales, queda claro que esta especialidad es muy diferente. Los tres emprendedores se popularizaron al punto de haber sido entrevistados por el periódico The New York Times, oportunidad en la que describieron para los lectores estadounidenses cada ingrediente de las salteñas y lo que las hace tan sabrosas.

Desde las 09.00 hasta las 22.00, las personas pasan y repasan por el lugar ubicado estratégicamente en una estación del metro; varios quedan cautivados por el olor y la presentación de cada oferta culinaria. Dentro del menú del Bolivian Llama Party, David enumera las diferentes opciones que cuentan: “Sándwich de chola, cuñapés, muffin de huminta y ensalada de quinua”. El puesto además ofrece sándwiches de chicharrón de pollo que son elaborados con cerveza boliviana.

Renacer invita un almuerzo con sopa de maní y silpancho de segundo con fresco de mocochinchi.

Renaciendo

En la misma gran ciudad, el restaurante Renacer invita un almuerzo 100% boliviano: sopa de maní, silpancho de segundo, acompañado con pan al estilo boliviano y refresco de mocochinchi. Ubicado en la calle 67-03 de Woodside Avenue en Queens, Renacer abre sus puertas los siete días de la semana recibiendo no solo a bolivianos, pues asiáticos, latinos y estadounidenses también son su clientela. El dueño, Gastón Valencia, paceño de nacimiento, radica en Nueva York hace 38 años y decidió abrir el restaurante junto a su esposa colombiana, a quien califica como una “rara colombiana que le gusta el chuño”. Admite que en un principio no sabía cómo dirigir un restaurante, pero una perspectiva desde el punto de vista del cliente le sirvió de guía.

“Cuando uno es cliente de un restaurante, sabe qué cosas faltan o qué cosas necesita”, dice. La oferta de Renacer incluye sopas tan tradicionales como el chairo, de maní y la infaltable sopa de quinua, que son los platillos bolivianos más populares en el país del Norte. Estos deliciosos alimentos demandan ingredientes bolivianos como el ají amarillo, chuño, tunta, mote, quirquiña, entre otros, que solo se consiguen en la ciudad de Virginia, conocida como la urbe que acoge a más ciudadanos bolivianos en todo Estados Unidos.

Socios: Álex, David y Patrick Oropeza son los dueños del Bolivian Llama Party.

“La característica de la comida boliviana es que es más natural por sus ingredientes. Tenemos clientes japoneses asiduos cuyos platos favoritos son la sopa de quinua y el silpancho, incluso tenemos contrato con un DayCare (casa de acogida para ancianos) donde llevamos 20 almuerzos diarios”, explica Gastón. Para cada empresario, abrir un negocio no es fácil por la gran responsabilidad que implica; sin embargo, ese “sueño americano” guiado por una corazonada y un objetivo crea una gran satisfacción, sobre todo en una ciudad tan competitiva y ambiciosa como lo es Nueva York, la “capital del mundo”.l






Pollos Copacabana enriquece su menú con dos ensaladas



La ensaladas Primavera y Coleslaw son las nuevas propuestas que a principios de mes incorporó a su menú Pollos Copacabana para darle a sus clientes más opciones con las que puedan acompañar sus alimentos.

La primera fusiona el gusto ahumado de filetes de pechuga de pollo a la plancha con el sabor de la lechuga, el tomate, la zanahoria, el maíz dulce y el queso. La porción de 350 gramos viene acompañada de un aderezo a elección (ranch o italian). La ensalada sola tiene un precio de Bs 28 y de Bs 33,50 si viene en combo con una gaseosa mediana o una botella de agua de 500 centímetros cúbicos (cc).

La segunda viene en tres tamaños —personal (Bs 6,50), mediano (8,50) y grande (18)—, está compuesta por repollo crudo y zanahoria picados de forma fina y sirve como acompañamiento para otros productos que ofrece la empresa, presente en La Paz, El Alto y Santa Cruz.

“Hemos demorado unos cuantos meses hasta encontrar el equilibrio en ingredientes, valor nutricional y sabores. Fue un trabajo minucioso y al detalle, para” ofrecerle a los clientes de la empresa “un sabor único”, dijo Duhina Pérez, jefa de Marketing y Publicidad de Servicios Copabol (Pollos Copacabana).

Claudia Espinoza, gerente Comercial de la compañía, afirmó a su vez que las ensaladas son un “complemento” a los alimentos que ofrece la cadena de comida rápida y que éstas “se adaptan a los gustos de todos”.

La ejecutiva agregó que ambas propuestas tuvieron una buena aceptación entre los clientes. “Mas adelante podemos desarrollar otras opciones más con vegetales”, adelantó.

Santa Cruz degustará de la cocina gourmet



Santa Cruz vivirá desde este martes 11 días de sabor junto a 13 negocios gastronómicos que promocionarán lo mejor de su oferta durante el Restaurant Week.

Desde el 6 hasta el 16 de junio, Angelino, City Bistro, El Arriero, Guapurú del Hotel Yotaú, Hampton by Hilton Santa Cruz, Hanzo, Jardín de Asia, La Caballeriza, La Terraza, Michelangelo, Pedro del Brete, Piegari y Quattro Stazioni ofrecerán un menú gourmet compuesto de entrada, plato de fondo, postre y bebida por Bs 130.

La tercera versión del evento (www.restweekbolivia.com) en la capital cruceña destinará Bs 5 de cada menú vendido al programa de becas universitarias “Puedes Creer”, que apoya a jóvenes bachilleres de casas de acogida. El evento es patrocinado por Huari y auspiciado por Coca-Cola, Credinform, Delizia, Hipermaxi, Banco Mercantil Santa Cruz y La Razón.

jueves, 8 de junio de 2017

La ruta de los aromas y sabores

Para revalorizar la cultura paceña, la Primera Escuela de Hotelería y Turismo de Bolivia formó parte, por segundo año consecutivo, de la Larga Noche de Museos. La actividad se enmarcó en la muestra denominada �“Ruta de los Aromas y Sabores de Sopocachi�”, en la que los alumnos de la Escuela ofrecieron menús patrimoniales, además el director de la EHT, Guillermo Iraola, presentó el proyecto institucional denominado �“El Museo Nacional de la Gastronomía Boliviana, MUGAB�” con la iniciativa Mundo del Chocolate, donde se dará una capacitación integral sobre la historia y características del cacao y chocolate boliviano y su impacto a nivel mundial.

martes, 6 de junio de 2017

Del 6 al 16 de junio Maratón de paladares gourmet


Los amantes de la buena cocina alistan sus paladares para participar, entre el 6 y 16 de junio, del “Restaurante Week”, un evento gastronómico de carácter internacional, pero que ya se está volviendo una tradición en Santa Cruz, donde se celebra desde 2014.

Trece opciones para disfrutar. Esta versión contará con la participación de 13 restaurantes que pondrán a disposición del público lo mejor de su oferta gastronómica por un precio único de Bs 130. Eso incluye el plato principal, ensaladas, entradas, postre y bebidas de acuerdo al local que se elija para consumir.

Este año, los restaurantes que se suman son Angelino, City Bistró, El Arriero, Guapurú (hotel Yotaú), Hampton By Hilton, Santa Cruz, Hanzo, Jardín de Asia, La Caballeriza, La Terraza, Michelangelo, Pedro del Brete, Piégari y Quattro Stazioni.

“Como cada año, los chefs han preparado un menú pensado y diseñado para el evento, destacando su especialidad”, explica Valeria Adriázola, de Vértice Comunicación, empresa encargada de la difusión del evento.

Un fin benéfico. Otra de las características de “Restaurante Week” es su carácter solidario, bajo el concepto de Responsabilidad Social Empresarial de las empresas gastronómicas participantes. Este año se ha elegido como beneficiario al programa de becas universitarias solidarias “Puedes Creer”. De cada plato que se consuma durante esta campaña, Bs 5 serán destinados para este fin.

Origen estadounidense. “Restaurante Week” es un evento que se realiza en infinidad de ciudades alrededor del mundo. No obstante, su origen se remonta a la cosmopolita ciudad estadounidense de Nueva York, que organizó el primero en 1992. Hoy en día, el “Restaurante Week” neoyorquina cuenta con más de 300 restaurantes participantes.

Bunker Grill & Bar



Bunker Grill es un proyecto gastronómico que abrió sus puertas a fines de mayo, con un ambiente temático.

Bunker ha sido construido desde los cimientos para fines gastronómicos, basado en la normativa nacional e internacional, que a su vez combinan tecnología y la riqueza de ingredientes y condimentos bolivianos para llegar a un menú con sello Bunker Grill S.R.L.

La línea y propuesta gastronómica de Bunker Grill retoma el concepto de la comida sana baja en calorías por la ausencia de frituras, conservantes y/o cualquier otro ingrediente no natural que acompañados estos, por productos cárnicos seleccionados y de primera calidad, procesado por expertos chefs.

La especialidad del lugar son las costillas de res, costillas de cerdo, pollo y un sándwich, todos ellos “grilleados” en una parrilla y con los mejores adobos y salsas frescas que acentúan aún más la calidad gastronómica de la compañía.

El diseño arquitectónico de Bunker Grill ha pensado también en la facilidad y accesibilidad de la compra por un amplio y pintoresco servicio de Drive –IN y sobre todo, por sus exclusivos empaques especiales que garantizan un cómodo manipuleo de los productos.

Más de 70 bares intervenidos en fin de semana

En una acción conjunta entre la Intendencia, la Guardia Municipal y la Policía Regional de El Alto, el fin de semana se intervino más de 70 actividades económicas relacionadas con el expendio y consumo de bebidas alcohólicas.

Según información del intendente Municipal, Israel Marca, tres bares fueron clausurados por infringir la Ley 259 y la Ordenanza Municipal 020. De estos locales se decomisaron cerca de 800 unidades de bebidas alcohólicas adulteradas y sin registro sanitario, además, se llevaron equipos de sonido, televisores, mesas y sillas.

El equipo multidisciplinario efectuó los controles en los distritos 1, 3, 4 y 6 de la ciudad de El Alto.

“Hemos realizado operativos los días viernes, sábado y domingo a actividades económicas relacionadas con la venta y consumo de bebidas alcohólicas. Estos lugares se constituyen en focos de inseguridad en nuestra ciudad por no someterse al cumplimiento de las normativas vigentes, como son la Ley 259 y la Ordenanza Municipal 020, que rigen los días y horarios para el expendio y consumo de alcohol”, explicó Marca.

Asimismo, sostuvo que una discoteca clandestina que funcionaba en la zona 16 de Julio fue intervenida, del lugar se decomisó todos los bienes muebles, además de las bebidas alcohólicas. El “centro de diversión” no contaba con documentación legal que respalde su funcionamiento. (AMI)

lunes, 5 de junio de 2017

Eclipse de Sol y Luna



A los pocos minutos de que empieza la entrevista, el periodista ve una figura blanquecina, borrosa y delgada que pasa por su lado, entre el sillón de cuero negro donde está sentado y la mesa de billar. Antes que ponerse nervioso, Michael Velasco, gerente del restaurante, informa con naturalidad que se trata del querido Juan, uno de los tantos atractivos del café restaurante Sol & Luna, un espacio ubicado en el centro paceño y que este año cumple su 15 aniversario. El lugar que antes era un taller donde arreglaban santos de yeso y después una tienda de equipos de seguridad para trabajo, ahora es un rincón apacible donde se puede charlar a gusto en torno a una mesa rústica, jugar pool en la mesa de billar o comer una de sus especialidades.

Este “eclipse” comenzó con un holandés que tenía el espíritu de viajero. Cuando cumplió sus 25 años, Rick de Rave hizo realidad uno de sus mayores anhelos: recorrer el mundo. A esa edad se le presentó la oportunidad de visitar algunos países de África, a los que siguieron India y Nepal, en el continente asiático. En esa etapa de su vida, cuando quería conocer más, tuvo la dicha de ser elegido para cruzar el océano Atlántico, con el objetivo de entregar, junto con un amigo, un camión bombero en Surinam, antigua colonia holandesa. Esta situación fue aprovechada por ambos para visitar Brasil, Venezuela, Colombia y Ecuador, donde los planes y los caminos de ambos se separaron. Rick decidió, entonces, comprar una mochila amplia para continuar su viaje por Sudamérica, primero por Perú, después Bolivia, Chile y Argentina, en un plan que contemplaba llegar a la Patagonia. Cuando todo estaba listo, un compañero australiano le invitó a trabajar en Copacabana, a orillas del lago Titicaca, en un bar del hotel Gloria.

Entonces, inspirados en las islas que embellecen el extenso espacio de agua, ambos bautizaron el emprendimiento Sol & Luna, en 1999, cuando finalizaba el milenio y empezaba otro. Tras dos años de muchas experiencias, el amigo retornó a su país, mientras que Rick decidió forjarse una nueva historia; le gustaba Copacabana, pero después de un tiempo sintió que era muy pequeño para lo que buscaba. Fue así como se trasladó al centro de la ciudad de La Paz.

En su búsqueda, el holandés encontró unos ambientes entre la calle Murillo y Cochabamba, donde por mucho tiempo arreglaban santos de yeso, y que después se convirtió en una tienda exclusiva de ropa de seguridad industrial. Este lado de la ciudad, que en la época colonial era exclusivo para los indios, desde hace un tiempo es la zona preferida por los turistas extranjeros, por lo que era ideal para presentar una nueva propuesta de licores y comida de los Países Bajos. De esa manera, en 2002, Rick abrió el bar Sol & Luna, el mismo nombre con el que regentaba en Copacabana.

En la primera etapa atendía solo por las noches, pero después de un tiempo abrió la cocina y atendió desde el mediodía, cuando por entonces Rick vivía en la parte superior del local junto a su familia. “Dicen que hay fantasmas, no conocía su nombre, pero nunca lo he visto”, afirma sentado en un taburete de la barra, donde están a punto de preparar un flaming lamborghini, un trago hecho con curazao y que es servido en una especie de torre de vasos.

Las velas y la luz tenue brindan una sensación de intimidad, mientras que la música tiene el ritmo y el volumen ideales para compartir una agradable charla, con clientes que no sospechan que esta infraestructura ha sido testigo de varias historias. De acuerdo con el relato de Michael, durante la dictadura de Hugo Banzer, una de las habitaciones del sótano fue utilizada para encerrar a estudiantes universitarios que estaban en contra del régimen. El triste final fue que al menos tres jóvenes fueron acribillados y enterrados en la misma casa. Se dice que luego de un tiempo los cadáveres fueron exhumados y finalmente llevados a una fosa común.

Tal vez a ese hecho o a la historia que tiene esta infraestructura se deba la presencia de Juan, un ente que se aparece por los rincones del restaurante. “A veces dejamos todo apagado y limpio, pero de repente aparece una silla recorrida con un vaso de cerveza vacío”, relata Michael, quien además asegura que el fantasma es amigable, protector y celoso del Sol & Luna. Cristina Gerónimo —esposa de Rick— corrobora la presencia de Juan, ya que escuchó que se abrían las puertas o que alguien subía las gradas; pero solo es un atractivo y un motivo para dialogar con el equipo del restaurante, que organiza su día especial el 27 de abril, cuando Sol & Luna celebra el Día del Rey, fecha en que se festeja el cumpleaños del rey Guillermo Alejandro, con gente que se viste de anaranjado y disfruta de las propuestas gastronómicas neerlandesas.

La fama y buena atención del restaurante le ha valido para que haya estado varios años entre los 10 mejores sitios de TripAdvisor, el sitio web de viajes más grande del mundo, con comida que en un principio estaba especializada en el sabor europeo y que ahora tiene propuestas bolivianas, siempre con el toque holandés.

Ya sea una bitterballen (bolitas de carne acompañado con vino blanco) u otra especialidad europea, Michael reconoce que el platillo que tiene más éxito entre los clientes nacionales y, en especial, extranjeros es el pique macho, como parte de una carta de 45 propuestas.

En cuanto a las bebidas, hay 46 tipos de cerveza, además de licores especiales, como el flaming lamborghini, un trago que impresiona porque es una escalera de vasos donde baja un líquido flameante. “Lo hice crecer, hice todo aquí, es mi bebecito”, manifiesta Rick, quien también es parte —con fantasmas, buena comida y bebida— de los atractivos de este negocio que empezó como un eclipse de sol y luna.





NUEVO DIRECTORIO EN EL CLUB DE LA PAZ

Recientemente, se realizó el acto de po-sesión del nuevo Directorio del Club de La Paz, cuyo flamante Presidente es Helmut Salinas Íñiguez, quien juró al cargo junto a los miembros de dicha Junta.

En la oportunidad, Salinas se comprometió a trabajar por el fortalecimiento de la centenaria entidad, fundada en 1882, principalmente en la restauración de la histórica fachada de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de La Paz, cuya construcción data del año de 1943. Este trabajo contará con el importante apoyo del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz.

El flamante Presidente se comprometió también a trabajar en forma conjunta con los miembros del Directorio y con quienes tuvieron la oportunidad de dirigir los destinos del Club.

Intervienen nuevamente bar clandestino “El Avión”

La Intendencia Municipal de El Alto intervino, la tarde del viernes, el bar clandestino “El Avión”, que expendía bebidas alcohólicas adulteradas a jóvenes estudiantes.

En el operativo se detuvo a más de 50 jóvenes, entre varones y mujeres, quienes fueron conducidos a oficinas policiales de Conciliación Ciudadana.

“Esta actividad se constituye en un foco de inseguridad en la ciudad de El Alto, vulnerando totalmente la normativa municipal nacional, dentro de ella, la Ley Marco que regula el expendio y consumo de bebidas alcohólicas, como es la Ley 259, y la Ordenanza 020”, informó el intendente Municipal, Israel Marca.

Asimismo, aseguró que la actividad fue paralizada por un tiempo y que nuevamente fue reabierto para su funcionamiento de manera ilegal.

“Nuevamente vamos a activar los mecanismos para dar fin a la actividad reincidente. Sin embargo, desde que estoy en el cargo, este bar se clausuró 15 veces aproximadamente”, sostuvo el Intendente.

La propietaria, quien se presentó en el lugar con documentos en mano, indicó que el inmueble fue alquilado y que sería legal su funcionamiento. (AMI)

domingo, 4 de junio de 2017

Huele a gourmet, huele a ganas de ayudar




Trece restaurantes, trece menús y diez días para saborearlos. Faltan 48 horas para que comience la tercera versión del Restaurant Week, un evento que tiene dos finalidades: acercar a la gente a la comida gourmet con un precio estándar, y ayudar.

Del 6 al 16 de junio podrás comer por solo Bs 130 en Angelino, City Bistro, El Arriero, Guapurú (Hotel Yotaú), Hampton By Hilton Santa Cruz, Hanzo, Jardín de Asia, La Caballeriza, La Terraza, Michelangelo, Pedro Del Brete, Piegari y Quattro Stazioni, que se suman a la iniciativa de la organizadora Vértice Comunicaciones y que este año destinará Bs 5 de cada menú vendido al programa de becas universitarias Puedes creer.

¡Andá a comer rico!
Como cada versión, los chefs han preparado un menú pensado y diseñado para el evento, destacando su especialidad.

Piegari, por ejemplo, tendrá un su menú dos opciones de entradas (mozzarella Capresse o provoleta a la chapa con chorizo), tres platos de fondo (fetuccine nero di sepia , ravioli de agnello al funghi, o un ojo de bife a la parilla, un postre (variedad de shots) y una bebida (Huari o Coca Cola).
Para los amantes de la carne El Arriero tiene dos propuestas, en las que el plato de fondo es: medio pollo deshuesado o corte del día Brangus.

Y si de pastas se trata, en Angelino te dan una divertida propuesta para tu plato principal: elegís entre ocho pastas y también decidís con cuál de las 10 salsas la acompañás.
Además, los comensales podrán calificar a los restaurantes que visiten, bajo las categorías menú, atención al cliente, ambiente y postre. La votación se realiza en www.restweekbolivia.com

Demanda de ‘comida sana’ estimula la oferta de locales


Comer sano al final es vivir más, asegura el chef Marco Suárez Vásquez mientras exhibe dos muestras de su menú: una de ensalada y otra de asaí en Kovi, uno de los muchos locales que se han abierto en Santa Cruz de la Sierra a raíz de la creciente demanda de una alimentación saludable.


Locales como Kovi (significa vivir en guaraní), situado en el Hipermaxi del cuarto anillo y la avenida San Martín, ofrecen un variado menú de jugos, ensaladas, sándwiches, tartas, etc. Algunos de estos emprendimientos atienden a su clientela en sus locales y otras de ‘delivery’ (reparto o entrega, en inglés) llevan los pedidos a domicilio o al trabajo de las personas interesadas en nutrirse mejor.


Hay ensaladas desde Bs 35, sándwiches entre Bs 15 y Bs 29, jugos naturales a una media de Bs 20 y batidos proteicos a partir de Bs 25. “Tenemos jugos de fruta combinada con vegetales prensados en frío, una tecnología que tritura la fruta a bajas revoluciones en una máquina, que evita la oxidación de los nutrientes”, explicó Suárez, desmitificando la creencia de que la comida sana es sosa.


“Se piensa también que el nicho del mercado son mujeres, pero en nuestro caso los clientes son mitad mujeres y mitad varones”, aseguró Suárez señalando que en sus locales se busca el equilibrio entre los precios y el buen producto. Cuenta con sucursales en el patio de comidas Belén, en el sexto anillo y la avenida Cristo Redentor; en el barrio Las Palmas y en el Hipermaxi del cuarto anillo y la vía a La Guardia.

Se expande el mercado
El catering Gretel Stehli entrega pedidos mediante contacto por WhatsApp con platos normales, proteicos y vegetarianos. Envían las raciones sin recargo por Bs 20 hasta dentro del cuarto anillo, dijo Ricardo Méndez, encargado de registrar los pedidos.


Biutifood (delivery) entrega solo almuerzo porque así se lo ha propuesto su creciente clientela, que normalmente se alimenta en su lugar de trabajo. Elabora una gran variedad de ensaladas. “Nuestra intención es ayudar a adaptarse a un estilo de vida más saludable de una manera placentera y conveniente, ya que con nuestro servicio de entrega llegamos a oficinas y hogares de quienes en base a un mundo en constante movimiento se les imposibilita preparar sus propias comidas en casa. Nuestros platos son elaborados bajo estrictos estándares de calidad con productos higiénicos y preparados el mismo día de la entrega para garantizar una comida fresca. El servicio de almuerzos cuenta con planes diarios, semanales y mensuales por un costo asequible y cómodo de 20 Bs diarios”, señaló Helena Doffigny Velarde.


En Néctar Express (tercer anillo, frente al Oncológico) la oferta no es menor. Hay bebidas a base a yogur, hay leches de soya y de almendras, jugos de frutas, bowl de asaí; extranutritivos de semillas, jengibre y nueces, también hummus; ensaladas, bebidas calientes, paninis, sándwiches de pollo, perniles, etc. Sus precios van desde Bs 1 hasta Bs 40, según la administradora Gina Villanueva.
A decir de Villanueva, jóvenes y adultos visitan su negocio desde julio de 2016, cuando abrió. Afirma que tiene una clientela de entre 600 y 800 personas por semana. Pronto abrirán una sucursal en la zona sur de la ciudad. “Esto de la alimentación saludable es una corriente a escala mundial influenciada por la globalización y por los nutricionistas”, manifestó.


La empresa Naturalia, cuyo local se sitúa en la esquina de las calles René Moreno y Manuel Ignacio Salvatierra, ofrece empanadas de ricotta (Bs 6), de berenjena (Bs 4), de crema de maní y tomate (Bs 5), de espinaca, muzzarella y tomate (Bs 8), de tofu (Bs 6); salteñas veganas (Bs 7), rollitos de manzana (Bs 4), panes integrales de grano (Bs 20), energéticos (Bs 27), para celiacos (Bs 26), pita (Bs 9) y paninis (Bs 9,5). La lista es extensa porque también hay galletas de avena, miel y uvas pasas (Bs 5), de linaza y sésamo (Bs 5), de amaranto (Bs 12), de quinua (Bs 12), de cañahua (Bs 10); torta de naranja con harina de almendra (Bs 60), además de sumos naturales y verduras ecológicas (sembradas sin insecticidas).
“Este negocio está en expansión definitivamente. La gente está aprendiendo a comer sano. Nosotros tenemos clientes desde los 25 años hasta los 60”, dijo Paola Ordóñez, administradora de Naturalia, que también tiene locales en la avenida Beni pasando una cuadra del cuarto anillo y en la avenida San Martín y calle Güembé.


En Be Natural, con ambientes en el supermercado Fidalga Equipetrol, se sirven jugos de fruta, ensaladas, sándwiches y otros platos saludables a precios razonables, manifestó Virginia Vaca, administradora de la firma, quien coincide en que la tendencia de dejar la comida tradicional para optar por alimentos bajos en grasas y sin frituras está progresando y la muestra es la proliferación de restaurantes especializados.
“En nuestro local de Equipetrol la clientela es relativamente joven; son personas que van al gimnasio o estudiantes. En la sucursal del cuarto anillo y la avenida Paraguá, en inmediaciones de la universidad UPSA, atendemos a un público diverso: universitarios y trabajadores de empresas del parque industrial. Este año pensamos abrir otro local por la zona sur de la ciudad”, indicó.


La Peta Gourmet atiende de lunes a viernes en su restaurante ubicado por la radial 27 y cuarto anillo. El menú incluye comida normal, pero preparada sin grasa y también opciones para vegetarianos, con precios que van desde Bs 30, expresó Patricia Daza, propietaria, cuya cocina es visitada por gente acostumbrada a una alimentación consciente, que nodebe confundirse con comida de dietas, eso es otra cosa. “En nuestras propuestas incluimos comida vegetariana y carnes cocinadas a la plancha y al horno, sin grasas, sin frituras ni harinas. Contamos con servicio de delivery y ofertas empresariales y para eventos especiales”, concluyó.


Los locales consultados concluyeron que la oferta ha crecido porque los cruceños cada vez demandan más comida saludable

jueves, 1 de junio de 2017

COCHABAMBA TIENE NUEVA OPCIÓN GASTRONÓMICA, BUNKER GRILL & BAR

Bunker Grill & Bar es la nueva propuesta gastronómica que abrió sus puertas en Cochabamba. Su especialidad son las costillas de res y de cerdo, además de los sándwich. Está ubicado en la avenida Juan de la Rosa y Jaimes Freyre. Su decoración está inspirada en el bunker, un refugio durante las guerras para sobrevivir a los bombardeos. Con una inversión de más de 750 mil bolivianos, el espacio estará abierto al mediodía y por la noche. Los propietarios prometen una atención más dinámica y veloz de comida estandarizada y sana.


martes, 30 de mayo de 2017

La bravura de las papas

BUENA COMIDA | HACE UNAS SEMANAS PATATA BRAVA PASÓ DE SER UN “FOOD TRUCK” A ATENDER EN SU PROPIO LOCAL, UN ESPACIO ACOGEDOR CON UN MENÚ EXQUISITO.

Patata Brava, que comenzó hace más o menos dos años en Cochabamba con su camión de comida, ha estacionado su servicio y ahora cuenta con un local en la zona norte de la ciudad, totalmente acogedor y muy bien diseñado por el conocido arquitecto Leonardo Terán B.

Todo el concepto de comida rápida, con ingredientes naturales y preparados de forma artesanal, casi casera, se ve reflejado en su nuevo local, donde además de su mejorado menú se ve parte de sus ingredientes expuestos, en un ambiente que invita a quedarse.

La idea de Patata Brava surgió de un viaje de Pamela Prudencio, la propietaria y creadora del menú, a Europa donde encontró que había varios camiones de comida que vendían papas fritas con salsas, sobre todo mayonesas, entonces pensó que sería buena idea tener más salsas e innovar, tomando como referente las “patatas bravas”, que son originarias de España, con una salsa picante que también es parte del menú del nuevo local.

“El camión comenzó a funcionar muy bien en Cochabamba, además de las yucas y camotes que son parte de los productos que ofrece Patata Brava, incluso nos encontramos con gente que no conocía el camote”, cuenta Pamela.

Tan bien funcionó el camión de comida, que los propietarios vieron la necesidad de expandir su menú y su nuevo local es resultado de esto.



oh_-_los_tiempos_patatabrava-13.jpg
Parte del Menú de Patata Brava
Andrés Herbas

PRODUCTOS

Además de los piqueos que se pueden comer en su local, Patata Brava tiene una línea de productos congelados, como papas y camotes, que se pueden comprar en supermercados y están listos para cocinar.

“Tenemos el producto congelado y aquí tenemos varios productos nuevos como sándwiches o la nueva quesadilla de camote, porque tenemos muchos comensales vegetarianos, veganos y celiacos, así que apuntamos también a ellos con productos como la salsa spicy guacamole, que está hecha de palta pura, no tiene nada de mayonesa, ni de conservantes, entonces eso queda bien si eres vegano”, añade.

Pero además en su menú, que innova constantemente, se encuentra picaditos con pollo ahumado, milanesas y los especiales del día o las bandejas especiales, van cambiando.

En sus especiales del día entran los Paninis o sándwiches, quesadillas, el nuevo Apple pie frito, que son deliciosos rollos de pie de manzana con canela y un poco de azúcar. Pamela diseña todo el menú y trabaja junto a su esposo Alfredo Olmedo, quien se dedica más a la administración.

Aunque Pamela nunca estudió para ser chef, es diseñadora gráfica, le encanta la cocina desde que era pequeña, sobre todo, le gustan los piqueos, con salsas y cuenta que dentro de su familia hay cocineros gustosos como su abuelita y su tío, que reinventan constantemente lo que cocinan.

El local Atiende de 10:00 de la mañana hasta las 22:00 hrs. todos los días, menos los martes, y los viernes y sábados atienden hasta las 23:00 hrs. ya que en su menú tienen cervezas y tintos de verano.



oh_-_los_tiempos_patatabrava-11.jpg
Parte del Menú de Patata Brava
Andrés Herbas

SU NUEVO MENÚ

Los productos fijos del local son las papas, camotes y yucas en dos tamaños y con distintas salsas y siempre hay una de las bandejas especiales, como el pollo ahumado.

“Siempre he querido hacer más productos, ahora incluso tenemos jugos, con mezclas ricas como piña con coco, que están hechos con productos naturales que gustan mucho”, dice.



FRANQUICIAS

Paralelamente a la apertura de su nuevo local, se desarrolló la franquicia de Patata Brava delimitada para Cochabamba. Ahora hay muchas zonas que pueden adquirir la franquicia, incluso en otras ciudades del país con diferentes modalidades, se puede comprar solo una zona o toda una ciudad.



Mujeres preservan la tradición de elaborar los chorizos chuquisaqueños

Además de su rica historia, de su valorada arquitectura colonial, de sus sitios turísticos y de sus ya típicos chocolates, Sucre tiene fama nacional e inclusive internacional por los chorizos, plato emblemático de elaboración totalmente artesanal y de administración casi exclusiva de mujeres.

CAPITALES realizó un sondeo entre varias productoras de este embutido chuquisaqueño y, haciendo cálculos, según los datos proporcionados por todas ellas, en Sucre se vende un promedio de 500 kilogramos de chorizo en días normales. Y en época alta la producción llega a triplicarse.

En las fiestas de mayo, por la conmemoración del Primer Grito de Libertad en América Latina, las ventas se disparan aún más. Gente del interior del país incluso hace pedidos a través de WhatsApp.

Sin máquinas industriales

Totalmente artesanal (no se prepara con ninguna máquina industrial), se comercializa todos los días a partir de media mañana en los mercados Central y Campesino, además de varios restaurantes de la ciudad, como producto crudo. También como plato fuerte y como sándwich.

A pesar de su fuerte sabor, muchos consideran a este plato tradicional de Sucre como una verdadera exquisitez para el paladar.

“7 Lunares”

Sin duda, los chorizos más famosos son los que se elaboran en las “7 Lunares”, un grupo familiar de mujeres con una larga tradición que se remonta al siglo XIX. Ellas heredaron la receta de Juliana Saavedra, quien comenzó a vender este plato en 1870.

Cuentan que se quedaron con el nombre de las “7 lunares” porque Susana Saavedra, hermana de Juliana, tenía ese número de lunares en el rostro.

Las hermanas Saavedra transmitieron celosamente la receta de los chorizos a su descendencia. Actualmente están en la cuarta generación, que a su vez han empezado a transmitir sus conocimientos a algunos de sus hijos para que el secreto no muera nunca.

María Cristina Ledezma dice que patentó el producto de las “7 Lunares” para evitar engaños pues gente inescrupulosa, que no tiene ningún parentesco con ellas, abrió restaurantes como si fuesen sobrinos o ahijados.

Las 7 Lunares venden el kilo de chorizos a Bs 70. Las productoras que no pertenecen a esa línea familiar, a 60 y 55 bolivianos.

Otros lugares destacados

Doña Natty, La Chacinería y Restaurant – Choricería 25 de Mayo son otros locales establecidos en la ciudad con mucho éxito en la venta de este producto. El último de los mencionados también comercializa sus chorizos en el Mercado Central. Los tres se caracterizan por la elaboración de este plato con recetas propias.

En el Mercado Campesino hay tres mujeres que preparan y venden chorizos crudos, aunque en menor proporción respecto al negocio familiar de las 7 Lunares.

Elaboración

Según explican las productoras el chorizo se elabora diariamente y el proceso puede demorar hasta ocho horas, porque se tiene que picar, moler, mezclar con las especias y embutir. Todo esto se hace en la noche y hasta la madrugada.

Shirley Matijasevic de Luján, una de las 7 Lunares, explica a CAPITALES que los chorizos se preparan con carne de cerdo seleccionada y que pasan por un riguroso control sanitario; para el efecto, las vendedoras tienen proveedores específicos. “Los productos son orgánicos, no tienen conservantes ni químicos”, asegura.

También comenta que los técnicos del Servicio Departamental de Salud (SEDES) aparecen el momento menos pensado para revisar sus productos.

Época baja y alta

En días de semana, cuando no es feriado ni fecha especial, las productoras de Sucre pueden llegar a vender unos 500 kilogramos de chorizos en total. Pero en época alta, como el Día del Padre y de la Madre, cuando hay desfiles cívicos o las instituciones públicas trabajan en horario continuo, las ventas se triplican, según comenta María Cristina Ledezma, de otra línea de las 7 Lunares.

La fecha principal del consumo de chorizos es el 25 de mayo, cuando las ventas se incrementan varias veces, coinciden varias de las consultadas por este suplemento.

Al interior del país

Otra característica de este producto es la demanda que tiene del interior del país. Mucha gente lo traslada congelado a su lugar de residencia. Y no faltan quienes se animan a llevarlo al extranjero.

A las 7 Lunares, clientes de otros departamentos llaman un día antes para hacer su pedido. Depositan el costo del producto y del transporte en el banco, envían la foto del depósito a su proveedora y, al día siguiente, reciben el producto congelado.

Según Matijasevic de Luján, el 40 por ciento de su producción se va al interior del país.

Rosario Daza Flores, también de las 7 Lunares, comenta que envía periódicamente cierta cantidad de chorizos a restaurantes de Santa Cruz, Oruro y Cochabamba.

Ella dice que en la capital oriental es donde más se consume su producto.

Restaurante “Doña Natty”, 70 años junto a los sucrenses

Con 70 años de antigüedad, el restaurante “Doña Natty” es otra tradición sucrense. Por este lugar no dejan de pasar los viajeros que llegan a Sucre, sean famosos o no.

Elena Molina Villavicencio, la propietaria, tiene 87 años de edad. Y en sus manos continúa la preparación de los chorizos chuquisaqueños, mientras que sus ayudantes la ayudan a mezclar y embutir.

En Doña Natty, este producto se elabora semanalmente. Hoy en día, tienen una capacidad de producción de 80 kilos. La gente a veces se lleva los chorizos crudos, para cocinarlos en sus casas. La docena (un kilo y medio) cuesta Bs 130. Solo hacen chorizos gruesos.

Luis Carlos Maita, nieto de la actual propietaria de Doña Natty, cuenta a CAPITALES que las hermanas potosinas Elena y Natividad Molina Villavicencio llegaron a Sucre hace más de 70 años y abrieron el local “El gallo de oro”, donde vendían chorizos con la receta de Natividad.

La exquisitez de los platos encantó a los comensales y su fama trascendió rápidamente. Por entonces, atendían en la calle René Moreno y años más tarde se trasladaron a la calle Olañeta, donde permanecen hasta ahora.

Con el tiempo, Elena se hizo cargo del local y le cambió el nombre a “Doña Natty”, en honor a su hermana. “Todavía hay adultos que pregunta por El gallo de oro”, dice Maita.

Ahora la hija de Elena, Irma Céspedes, administra el negocio. Su nieto Luis Carlos Maita anuncia la pronta apertura de un restaurante en Santa Cruz.

María Cristina Ledezma

“Entrando a la quinta generación”

“El éxito de nuestros chorizos se debe a la receta, que tiene origen alemán, y a la amabilidad con la que tratamos a nuestros clientes. Estamos entrando a la quinta generación. Mi sucesora será Paola Gambarte Ledezma”.

Rosario Daza Flores

“Lo nuestro no es una industria”

“Lo nuestro no es una industria; todo el proceso de elaboración del producto se hace de forma totalmente artesanal, no se utilizan máquinas. Nuestros chorizos son frescos; carecen de conservantes y químicos”.

Shirley Matijasevic de Luján

“Nosotras somos bien conocidas”

“Desde hace seis años que me dedico a trabajar con esta tradición familiar, que tiene renombre local, nacional e internacional. Gracias a Dios nosotras somos bien conocidas, nuestro producto es una tradición en Sucre”.