Discotecas, Restaurantes, Club Social y Pubs

domingo, 19 de marzo de 2017

“Sabor K’ochalo” busca conquistar el paladar capitalino con comida criolla de Cochabamba



La pareja de esposos Nelson Herrera y Katy Núñez emprenden en Sucre con una sabrosa oferta, que abarca la conocida atención del cochabambino en cuestión de gastronomía. Sus platos fuertes: el charque y el lapping.

Una pareja de esposos llegada de Cochabamba se propuso trasladar los irresistibles sabores de la gastronomía criolla de la Llajta a la Capital. Así, como un sueño, nació el emprendimiento denominado “Sabor K’ochalo”...

Nelson Herrera y Katy Núñez decidieron probar suerte en Sucre tras el éxito que tuvieron al hacer degustar sus platos a varias personas, según cuenta a CAPITALES, Herrera. La comida cochabambina se caracteriza por su gran variedad de platos.

Comenzaron a atender al público sucrense el 18 de febrero pasado, en la calle Laguna Chuquisaca N° 11, entre la avenida Jaime Mendoza y Manuel Molina.

Los inicios

Los inicios de este sueño hecho realidad se remontan a mucho antes. Herrera llegó un día para festejar el cumpleaños de su madre, que es oriunda de la capital, con todos los ingredientes que necesita un buen plato de charque.

Aquella vez, los invitados quedaron maravillados y semejante respuesta animó a Herrera a organizar una degustación. “Lo que más me llamó la atención es que, cuando vine a Sucre, no encontré en ninguna parte el charque k’ochalo; solo vi el charquekan de Oruro. Eso me animó a emprender el negocio aquí. Con ese propósito invité a algunas personas para que puedan saborear el charque y les encantó”, aseguró.

Charque vs. charquekan

De acuerdo con la explicación de Herrera, el charquekan de Oruro se hace con carne de llama que se sirve desmenuzada. En cambio el charque de Cochabamba se prepara con carne de res y se sirve en lonjas suaves, acompañada de papas cocidas con cáscara, mote de maíz, quesillo de la tierra valluna y huevos pasados.

Reconoce que aprendió varias recetas de su cuñada, que trabajó en uno de los restaurantes más conocidos de Cochabamba, “Punto de encuentro”. Por entonces, Herrera ni se imaginaba que tendría un local de venta de comidas. Él trabajaba como taxista y su esposa era la operadora de una línea de radiotaxis. Arrancaron el negocio con un capital de 8.000 bolivianos, con los que compraron el mobiliario, el menaje de cocina y dieron un adelanto para el alquiler.

Platos fuertes

Los platos fuertes en Sabor K’ochalo son el charque y el lapping, pero también está la opción de los caldos de kawi y cola, entre otros netamente cochabambinos. Por ahora, preparan un promedio de 80 platos de charque y 60 de lapping al día. Abren los viernes, sábados y domingos, y cada lunes retornan a Cochabamba para abastecerse de ingredientes.

“Allí la carne es más suave”, dice el emprendedor.

Más sobre Sabor K’ochalo

El local de Sabor K’ochalo está ubicado en la calle Laguna Chuquisaca N° 11, entre Jaime Mendoza y Manuel Molina.

Atienden tres días a la semana: viernes, sábados y domingos, en el horario de 11:00 a 17:00.

Reciben pedidos especiales para una gran cantidad de comensales con una semana de anticipación.

El plato personal de charque cuesta Bs 30. El de lapping, Bs 35. El plato medio (para tres personas), Bs 70.

Finalmente, está la alternativa del plato completo (para cuatro personas) a un costo de Bs 90.

La oferta incluye varias opciones más, todas propias de la cocina cochabambina. Por ejemplo, los caldos de kawi y cola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada