Discotecas, Restaurantes, Club Social y Pubs

viernes, 3 de marzo de 2017

UNA SERIE DE RESTAURANTES, CAFÉS Y PUESTOS DE COMIDA, ESTÁN VISTIENDO LA CAMISETA DE LA REVOLUCIÓN GASTRONÓMICA EN BOLIVIA.

Este restaurante existe desde 1989 con comida típica boliviana, como su conocido picante de lengua, además de algunos platos internacionales con recetas propias y fusiones con ingredientes locales. Hace más de un año abrieron una sucursal en la zona sur. El local original estaba en la zona de Sopocachi y tenía las características de un vagón de tren. El actual chef es hijo de uno de los fundadores, Jorge Montesinos, quien ha heredado la buena mano de su madre para continuar con recetas deliciosas. Su actual infraestructura es espaciosa y acogedora con una decoración más clásica.

La valorización de los productos nacionales es importante en este restaurante, por ejemplo, en su bar, se encuentra el 1825 Vodka o el Gin La República y el whisky Killa.




TYPICA
  Typica nació del deseo de tres socios de abrir una cafetería con un concepto diferente, dice Fabio Arandia, uno de los socios. Typica tuesta su propio café para destilados y su menú ofrece variedad de cafés de altura con muchísima calidad.
El lugar es acogedor y tiene un ambiente vintage.
“Nos mueve la pasión y el amor por el café, trabajamos con cuatro cafés nacionales de Caranavi”, cuenta Arandia.

Para acompañar el café, el menú de Typica ofrece recetas bolivianas como el charque en sándwich o la palta con hierbas como la quilquiña. Dentro de su pastelería ofrece cosas simples y deliciosas como empanadas con albahaca y queso, pero su principal producto es el buen café


EL VAGÓN DEL SUR
  Este restaurante existe desde 1989 con comida típica boliviana, como su conocido picante de lengua, además de algunos platos internacionales con recetas propias y fusiones con ingredientes locales. Hace más de un año abrieron una sucursal en la zona sur. El local original estaba en la zona de Sopocachi y tenía las características de un vagón de tren. El actual chef es hijo de uno de los fundadores, Jorge Montesinos, quien ha heredado la buena mano de su madre para continuar con recetas deliciosas. Su actual infraestructura es espaciosa y acogedora con una decoración más clásica.
La valorización de los productos nacionales es importante en este restaurante, por ejemplo, en su bar, se encuentra el 1825 Vodka o el Gin La República y el whisky Killa.

 

DOÑA CRISTINA
  Suma Phayata es una opción de cocina higiénica y con calidad en puestos de comida callejera, por ejemplo, en Las Cholas, está el puesto de sándwiches de chola de Doña Cristina Zurita que existe desde hace 54 años en La Paz. Este negocio familiar ha pasado en sabor y tradición de generación en generación.
“La comida que preparamos se sirve rápido y es de la más conocida de aquí”, afirma Doña Cristina, quien cuenta que sus clientes son de toda Bolivia e incluso del exterior.

Los sándwiches de chola se hacen con la carne de la pierna del cerdo, los ajíes son parte de los secretos para su inigualable sabor, todo se prepara con productos locales y en este puesto también hay chicharrón de cuero y escabeche.

SAJONI
  Sajoni es uno de los restaurantes más jóvenes de la zona sur de La Paz, abrió en diciembre pasado y su menú está compuesto por 29 opciones, como el cordero al curry, preparado solo con ingredientes nacionales y de altura.
Su concepto abarca comida internacional, reinterpretada a los 3,600 mts. sobre el nivel del mar.

El chef de Sajoni, Rodolfo Szasz, estudió gastronomía en Buenos Aires, después se mudó a Santiago de Chile por el boom gastronómico que se produjo en esa ciudad. Allá se le presentó la oportunidad de trabajar en algunos de los mejores restaurantes hasta que sintió que era momento de regresar a La Paz e iniciar su propio emprendimiento con el apoyo de su madre y socia, quien decoró el restaurante.

LA BOUTIQUE DEL CAFÉ
El dueño de la Boutique del Café es Jaime Cisneros, quien cuenta que el local funciona desde hace cinco años, gracias a la idea de un amigo colombiano. En sus inicios importaba café de Colombia, Perú y Costa Rica y ofrecía alrededor de 27 variedades de café. Desde el año pasado comenzó a priorizar los cafés bolivianos debido a su alta calidad.
Tiene acuerdos con los productores de Takesi, donde está uno de los mejores cafés del mundo, incluso se pueden probar ediciones limitadas de café pero además tiene trato con varios productores bolivianos.

“Un buen café tiene que estar muy bien elaborado por un barista, nosotros les damos la retroalimentación en el tostado y calidad, nos hemos ido enriqueciendo; el año pasado ganamos como la mejor empresa líder de La Paz”, cuenta Cisneros.

LOS QÑAPES
  Este salón de té se especializa en masitas del oriente boliviano con el concepto de Kilómetro 0 y de “slow food”, que es todo lo contrario a la comida rápida, con alimentos frescos y recién horneados. No trabaja con harinas de trigo así que su menú es ideal para personas intolerantes al gluten. También tiene tortas de chocolate con nueces, que hacen parte de las recetas típicas del oriente pero re interpretadas para lograr un sabor diferente.
La pastelería cruceña es parte de la tradición familiar de los propietarios. Esta cafetería, que también es una galería de arte con cuadros expuestos en sus paredes, trabaja con reposteros de la escuela Manqa.

Ofrece una selección de cafés destilados de altura Takani, por su excelencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada